Bodegas exportadoras se mostraron a favor del acuerdo con la Unión Europea

En las últimas semanas tuvo muchas repercusiones el avance de las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) para firmar un acuerdo de libre comercio que permita el intercambio de productos con arancel cero.
Parte del sector bodeguero ha emitido su preocupación porque entiende que el ingreso de vinos desde Europa a mejores precios que los locales podría perjudicar a la producción vitícola y por el alto costo impositivo que se tiene en Argentina. Sin embargo, desde el ente que nuclea a las bodegas exportadoras se mostraron totalmente a favor del acuerdo.
Patricia Ortiz, presidente de Bodegas de Argentina, avaló en FM Vos (91.5) la firma del acuerdo entre el Mercosur y la UE y llamó a no tener miedo a competir en los mercados internacionales. Desmintió a su vez que vaya a haber una invasión de vinos extranjeros.
“Bodegas de Argentina nuclea al 90 por ciento de la exportación de Argentina y el 75% de las bodegas que venden en el mercado interno, nosotros celebramos este acuerdo, que es pedido hace muchos años. Necesitamos tener un acuerdo como tienen nuestros competidores, no hay que tenerle miedo, no lo vemos como una amenaza, sino todo lo contrario. Chile lo tiene firmado hace varios años y duplicó sus ventas en Europa, que es el mercado más importante en importación de vinos”.
La UE importa 36 mil millones de dólares en vinos y, remarcó Ortiz, “nosotros no llegamos al 6 por ciento de eso. El acuerdo nos da acceso sin correr con una muleta al mercado más importante que tenemos”.
La empresaria, flamante presidenta del ente, negó que tras el acuerdo se vaya a inundar el mercado local de vinos extranjeros. “La historia muestra que no pasa eso. Países productores como Francia, Italia o España no están llenos de vinos extranjeros, en Italia se consumen vinos italianos y en Francia vinos franceses, hay una tendencia a consumir vinos locales; y si la preocupación es Brasil, como algunos manifiestan, pensemos que ahí el que más vende es Chile, seguido de Portugal, que entra con 27% de aranceles. El problema más grande hoy son los tributos internos de Brasil, que suben el precio de los vinos argentinos”.
Respecto a que el 50% de las ventas de vinos nacionales son a Reino Unido, que se va de la Unión Europea, dijo que hay “otros mercados donde hoy no tenemos presencia suficiente y es ahí donde hay que apuntar: Países Bajos, Suecia, Dinamarca, Bélgica, Alemania”.
“Un acuerdo –afirmó– es cero a cero, si no, no sería un acuerdo, pero va a llevar varios años, no es inmediato, lo tienen que tratar los congresos de ambos países, en ese tiempo hay que sacar costos que no hacen a la productividad, aranceles, reintegros, hacer más inversiones para promoción de vinos argentinos, un montón de deberes nuestros que no venimos haciendo”.