Bolivia: diferencias entre Gobierno y UCR

El canciller argentino Jorge Faurie aseguró ayer que en Bolivia no hubo un golpe de Estado contra el Gobierno constitucional de Evo Morales Ayma, sino que el país limítrofe atraviesa solo una «crisis institucional».
El funcionario de la administración de Mauricio Macri dijo que «no están los elementos para definir como un golpe de Estado» lo sucedido en Bolivia durante el domingo, después de que Morales renunciara tras el pedido de dimisión por parte de las Fuerzas Armadas.
«Las fuerzas armadas no han asumido el poder. Están simplemente haciendo medidas de diálogo con distintas fuerzas políticas y esto va a conducir a que mañana pueda la Asamblea Legislativa elegir quién va a presidir este gobierno de transición para el período de noventa días», dijo Faurie.
Sin embargo, la UCR, que integra la coalición política que depositó a Mauricio Macri en la Presidencia, difundió ayer un comunicado donde sí manifiesta que lo ocurrido en Bolivia fue un golpe de Estado.
«Cuidar la democracia en el continente implica un esfuerzo por calificarla. ¡No a las trampas! ¡No a las injerencias externas! ¡No al Golpe de Estado! Sí al pluralismo, la democracia y la convivencia pacífica», afirmaron desde el Comité Nacional de la UCR, que encabeza el mendocino Alfredo Cornejo.