Botellazos y gases lacrimógenos en la nueva marcha de los «chalecos amarillos»

Por lo menos 25 mil manifestantes participaron en una nueva protesta de los «chalecos amarillos», por octavo sábado consecutivo, volviendo a apuntar en varias ciudades de Francia contra el programa económico y social impulsado por el mandatario francés Emmanuel Macron. En esta oportunidad, volvieron a registrarse violentos enfrentamientos entre los manifestantes y efectivos policiales de París.

«La situación es tensa, especialmente en París, donde hay acciones violentas contra la Policía, un intento de entrometerse en las prefecturas, en el Tribunal de Avignon y tensiones esta mañana en Beauvais», indicaron fuentes policiales al finalizar esta tarde y al estimar en 25 mil el número de manifestantes en todo el país.

Lo cierto es que este sábado no faltaron gases lacrimógenos en respuesta a las botellas y piedras que fueron lanzadas por los «chalecos amarillos». El mismo tipo de incidentes se reprodujeron en otras ciudades y tal como fue señalado por varios medios franceses al menos un uniformado resultó herido. Importante resulta recordar que semana pasada este mismo movimiento convocó en vísperas de Año Nuevo por lo menos 32 mil manifestantes.

La de hoy es la primera movilización de 2019, pese a las concesiones de la administración de Macron. Los funcionarios se alistan para discutir el listado de las reivindicaciones del movimiento al promediar enero. Lo cierto es que el movimiento de los «chalecos amarillos» nació en protesta de la suba del precio de los combustibles.

Sin embargo, luego se encargaron de defender reivindicaciones más profundas, vinculadas a los impuestos así como al derecho a un referéndum de iniciativa ciudadana. Este sábado las manifestaciones comenzaron de forma pacífica sin embargo tras el mediodía se registraron enfrentamientos con la policía, sobre todo en París donde un gendarme resultó herido.

«Vamos a manifestarnos aquí cada sábado, continuará en 2019», adelantó a viva voz y por medio de un megáfono una de las representantes de los «chalecos amarillos». Tal como consignó AFP así como la agencia Noticias Argentinas, en diversas ciudades se escuchaba «¡Macron dimisión!». Mientras tanto, en inmediaciones del Sena se vivió otro momento de marcada tensión.

Los manifestantes de dirigían del ayuntamiento hacia la Asamblea Nacional y fue en ese trayecto que se registraron forcejeos con los efectivos de seguridad. Los protestantes comenzaron a lanzar botellas y piedras a lo que los policías contestaron con gases lacrimógenos. «Vamos a manifestarnos aquí cada sábado, continuará en 2019», insistieron en ese marco los «chalecos amarillos».