Brasil consigue su noveno título sudamericano al vencer sin brillo y con un jugador menos a Perú por 3-1

La selección brasileña conquistó su octava Copa América al vencer en un partido chato, con algunos pocos destellos de sus cracks Everton y Gabriel Jesús por 2-1 a Perú en un Maracaná completamente lleno y de esta manera consiguió continuar con la tradición de vencer siempre en este torneo en condición de local.
Los goles de Brasil fueron marcados por Gabriel Jesús y Everton en el primer tiempo, justo a los pocos segundos de que Paolo Guerrero había empatado transitoriamente de penal, mientras que en la segunda parte, Richarlison anotó el tercero, con otro tiro desde los doce pasos.
El partido fue chato, aburrido por momentos, aunque con algunos destellos de calidad por parte de Everton y Gabriel Jesús -expulsado por doble amarilla-, e incluso alguna apilada de Philippe Coutinho, pero esta vez, los locales no pudieron sacar aquella diferencia de la primera fase ante el mismo rival, cuando lo golearon por 5-0.
Perú opuso mucha resistencia, pero no tuvo la eficacia de Brasil en sus ataques, y no pudo mantener el fugaz y transitorio empate cuando se cerraba el primer tiempo, que le hubiera permitido irse al descanso de otra manera. Tampoco supo aprovechar el jugador de más desde la expulsión de Gabriel Jesús, cuando los locales se retrasaron mucho en el campo a partir de los cambios de su entrenador Tité.
El partido continuó discreto en el segundo tiempo, pero otra vez Brasil ya llegó con peligro desde el inicio, cuando Philippe Coutinho sacó un remate cruzado que estuvo muy cerca de entrar al arco pese a la buena estirada de Gallese.
Inmediatamente después, Coutinho se fue en velocidad entre varios rivales, lo trabaron justo al ingresar al área peruana, la pelota quedó en os pies de Roberto Firmino, solo ante Gallese, pero su remate final fue defectuoso y Brasil perdió otra oportunidad de distanciarse en el marcador.
Firmino volvió a perderse otro gol, al anticiparse de cabeza tras un centro que no parecía traer peligro. Ya Brasil era muy superior e incluso en pocos minutos, había hecho más que en todo el primer tiempo. La sensación era que en cualquier momento y bajo cualquier circunstancia, los locales podían llegar al gol.
A los 25 minutos del segundo tiempo, fue expulsado Gabriel Jesús por doble amarilla, cuando el partido estaba entrando nuevamente en una chatura. Ni Brasil podía pasar de tres cuartos, ni Perú lograba avanzar en búsqueda del empate.
Ya con superioridad numérica, Perú adelantó sus líneas para acercarse a Alisson. Trauco tuvo una oportunidad desde la izquierda con un potente remate al primer palo que pudo despejar el arquero, pero en el rebote, la pelota le quedó en el medio a Flores, que sacó un remate muy bien direccionado que pasó apenas al lado del palo derecho, con Alisson ya vencido.
Tité, el entrenador de Brasil, optó entonces por dos cambios. Ricarlison ingresó por Roberto Firmino, y Eder Militao por Philippe Coutinho, para quedar con un esquema de 5-2-2, con Arthur y Casemiro en el medio, y Richarlison y Everton arriba.
De esta forma, y con los roces continuos entre ambos equipos, se fueron yendo los minutos, sin grandes jugadas, en un partido más equilibrado de lo que podía imaginarse al inicio. Con lo poco que quedaba, Gareca decidió arriesgar con el ingreso de Andy Polo por el carrilero André Carrillo, para un 4-3-3 como esquema.
Sin embargo, habría lugar para el lucimiento de Everton, quien pasó la pelota hacia el medio entre varios defensores y ya dentro del área, fue desplazado por Zambrano. El árbitro Tovar sancionó penal, luego corroborado por el VAR y Richarlison se encargó de convertir con un potente remate, al palo de Gallese, quien aunque adivinó la punta, no pudo llegar.
Inmediatamente después,. Tité hizo ingresar a Allan por Everton, para quedar ya con un esquema muy defensivo, 5-3-1, pero ya Perú no encontraría tiempo para remontarlo, hasta que se desató el festejo final. Brasil era otra vez campeón de la Copa América, como en todas las ocasiones en las que jugó como local.
Fuente: Jornada