Brasil: El calvario de un hombre que es tan alto que no le dan la licencia de conducir

Denis Albino es el segundo hombre más alto de Brasil y sus 2,30 metros le generan un problema: aprendió a manejar en 1994 pero no le quieren dar la licencia porque no entra bien en el auto.

Según la explicación que le dieron, la negativa se debe a una cuestión de seguridad: a raíz de su altura no puede manejar en una posición segura. Ya intentó sacar el carnet varias veces, pero la respuesta es siempre la misma: no hay un automóvil en el que quepa con comodidad. Ni siquiera puede conducir calzado porque sus zapatillas no le dejan controlar los pedales.

Con 47 años, revela que cuando viaja en avión le pasa algo parecido: «Siempre tengo que ir en la salida de emergencia, donde el espacio para las piernas es superior. De lo contrario, no puedo volar».

Pero sucede que cuando debió conducir por motivos laborales tuvo que hacerlo sin la licencia habilitante. “Cuando me detuvieron, cada vez que escucharon mi historia, cooperaron”, dijo en declaraciones televisivas.

Además indicó que solo una vez le llevaron el coche y que, al ir a buscarlo, al responsable del lugar se conmovió por su caso y le perdonaron la multa.