Brindaron detalles tras el levantamiento de la exportación de pera y manzana a Brasil

Para disgusto de muchos productores, el mes pasado Brasil bloqueó la importación de pera y manzana de nuestro país. Sin embargo, hace pocos días se levantó parcialmente la medida, beneficiando a Mendoza, ya que la provincia ha logrado obtener estatus sanitario gracias a los controles en los últimos años.
Al respecto, Raúl Aruani, gerente de la Asociación de Productores y Exportadores de Frutas Frescas de Mendoza, dijo en FM Vos (91.5) que “en realidad es un trabajo que se hace a nivel país, entendiendo que las provincias productoras de peras y manzanas son Río Negro, Neuquén y Mendoza, y trabajan todas sobre un mismo protocolo para la exportación a Brasil. Afortunadamente, luego de una intervención activa del Senasa y la Secretaría de Agricultura, que se movilizaron a Brasil en términos de un compromiso de mayor atención a la presencia de la plaga, se negoció la apertura”.
Explicó que “el hecho del cierre de la frontera implicaba que mucha fruta que se encuentra en el Valle de Uco no iba a tener ni colocación ultramar, ni en Brasil, por lo que suponemos iba a generar una fuerte presión en el mercado interno, y el consumo de peras y manzana no depende del precio de plaza sino del hábito del consumo”.
Aruani habló sobre la falta de rentabilidad que sufre el sector y sostuvo que “por una cuestión de volúmenes, la venta de fruta en fresco tiene costos fijos y variables. Los fijos son un componente importante en la rentabilidad de la empresa. También dentro del concepto económico está el costo marginal y en función de producción de cajas, se puede hacer variar ese costo marginal hasta llegar a optimizar la ecuación, de manera de paliar los costos fijos de la mejor manera posible”.
Añadió que “lamentablemente este año no se van a dar los volúmenes tradicionales, por lo tanto los costos fijos recaen sobre cada bulto procesado. De allí que suponemos que va a ser un año muy difícil este 2019, que lamentablemente el retorno económico al productor no le va a permitir hacer todas las labores culturales deseables al producto, ni tampoco las necesarias para llegar con un producto de buena calidad a la próxima campaña”.
Para concluir, el empresario advirtió que “las gestiones de reclamos del sector se han hecho a todos los niveles, tanto provincial y nacional. Uno de los componentes que nos castiga fuertemente porque implica aproximadamente un 12% del costo de una caja de exportación son las retenciones y la baja del reintegro. Esto ha sido planteado y por el momento la respuesta es que las retenciones no se tocan. Un 12% en un producto con una demanda inelástica y con competidores muy fuertes como Chile o Sudáfrica nos condiciona muy negativamente para pensar que podemos esperar campañas con respiro. Al contrario, para que la actividad persista, se va a necesitar de un gran esfuerzo del sector privado, que por el momento no está teniendo un acompañamiento del sector oficial”.

Compartir
Artículo anteriorTAPA 140319
Artículo siguiente¡Qué mundo!