Bullrich, sobre protocolos: «El mundo al revés, ladrones con derechos y policías estigmatizados»

 

La ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich dijo hoy que con la derogación de los protocolos para el uso de armas de fuego y de las Taser, anunciado hoy por el gobierno de Alberto Fernández, «vuelve Zaffaroni recargado: el mundo al revés, ladrones con derechos y policías estigmatizados».

«Consagran los derechos de los criminales. Victimas y fuerzas de seguridad, desamparadas. Derogan el buen uso de las armas de fuego, Taser, la regla contra ofensores en trenes y el Servicio Cívico en Valores. Vuelve Zaffaroni recargado: el mundo al revés, ladrones con derechos y policías estigmatizados», publicó Bullrich en su cuenta de Twitter.

Más temprano, había calificado de «lamentable» la decisión de su sucesora en el cargo, Sabina Frederic, de derogar los protocolos para el uso de armas, y dijo: «Vamos a ver si esta medida genera más o menos muertes».

«Lo lamento por la Policía Federal, por la Gendarmería, por las policías provinciales que sentían el protocolo como propio, y lo lamento por la gente», afirmó Bullrich esta mañana en diálogo con radio La Red.

Según fue publicado hoy en el Boletín Oficial, el Ministerio de Seguridad derogó los protocolos para el uso de armas de fuego y de las Taser, revocó el Servicio Cívico Voluntario y el programa Ofensores en Trenes, todas medidas que habían sido impulsadas por la ex ministra del área.

«Hay otro gobierno, sabíamos que iba a ser así. Es lamentable. Siento lo que puede suceder. Vamos a ver si esta decisión genera más o menos muertes», advirtió la ex funcionaria.

En ese marco, Bullrich dijo que espera que «no se repita lo que sucedía antes con las fuerzas de seguridad, que tenían una enorme incertidumbre con los reglamentos que regían», y agregó: «Espero que no se borre de un plumazo lo que se hizo. En el caso del uso de armas reglamentarias, los policías habían pasado a sentirse seguros».

Para Bullrich, con la derogación de los protocolos, los efectivos de las fuerzas «se van a quedar en una situación de indefensión e incertidumbre, lo que golpea también a la población», y recordó que los protocolos «habían sido declarados constitucionales y razonables por siete jueces».

Recordó además que con esas reglamentaciones las cifras de policías muertos habían disminuido en los últimos años: «Pasamos de 96 policías muertos en 2015 a 24 muertos».

«En Argentina mataban a los policías como moscas y nadie hacia nada. Nosotros poníamos la bandera a media asta y era un reconocimiento. Había una construcción del policía como enemigo y nosotros lo sacamos de ese lugar», aseveró.

Cuestionó también que «acá hay un aparato ideológico que siempre está del lado del ladrón», y añadió: «No importa qué pasó, nunca miran el hecho. Si un policía usa un arma, siempre están del lado del civil. Están siempre en contra del policía».

Mencionó en ese sentido a organizaciones como la Correpi y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

Por otro lado, defendió el uso de las pistolas no letales Taser y se mostró de acuerdo con los dichos del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, en ese sentido.

«Cómo lo dijo Berni, en la avenida 9 de julio ¿qué arma voy a usar? Es razonable y lógico (el uso de las Taser)», dijo y agregó: «No quiero prejuzgar a la ministra, ni hablar mal de ella, pero hay que decirle que hay un razonamiento elemental, que la usan en todos los países del mundo».