Buscan desarrollar un “plan forrajero” en el sur provincial

Según el último censo agropecuario, en San Rafael se cultivan 8 mil hectáreas de forrajes entre anuales y perennes, incluidos maíz, sorgo y alfalfa.

El objetivo de la propuesta es fortalecer la producción de estos rubros para potenciar la ganadería, ante la crisis que atraviesa el sector agrícola.

La dura crisis que atraviesa el sector agrícola genera la necesidad de buscar alternativas para las plantaciones, donde haya menos riesgo a causa de las contingencias climáticas y donde los rendimientos económicos sean más favorables al productor.

Ante esto se están buscando alternativas válidas que puedan fortalecer el sector del agro en nuestro departamento, y una de ellas es el plan forrajero que impulsa el Gobierno provincial en San Rafael y General Alvear. La propuesta apunta a fortalecer un plan forrajero basado en el cultivo de alfalfa y maíz.

En los últimos años ha crecido significativamente la plantación de forraje en nuestro departamento. El corrimiento de las fronteras productivas en el país hizo que avance la ganadería en zona de secano y que este rubro se desarrolle mucho en San Rafael.

Según el último censo agropecuario, en San Rafael se cultivan 8 mil hectáreas de forrajes entre anuales y perennes, incluidos maíz, sorgo y alfalfa como alimento para animales.

Una reciente resolución del Gobierno provincial plantea que “en la zona Sur de la provincia de Mendoza se encuentra la mayor cantidad de tierras incultas bajo riego, lo que trae aparejado una pérdida importante en la utilización de su potencial, al no poder explotarse las mismas, y teniendo presente que son aptas para cultivar una gran cantidad de especies, hace que en las mismas pueda llevarse a cabo un plan forrajero”.

Asimismo se plantea que “en el Sur se encuentra la mayor cantidad de cabezas de ganado de la provincia de Mendoza, que con el complemento de un plan forrajero, potenciaría dicho sector, promoviendo la integración de pequeños productores y logrando con ello su incorporación a la cadena de valor”, además que “este plan diversificaría la matriz productiva de la zona cultivada bajo riego, coadyuvando a la recuperación de tierras que hoy se encuentran incultas, incorporándolas al circuito productivo”.

El objetivo es avanzar en la compra de semillas de alfalfa y maíz, junto con otras semillas y fertilizantes, para beneficiar a productores sureños (en una superficie de 1 a 10 hectáreas por productor) y avanzar en la cantidad de hectáreas trabajadas en esta parte de la provincia.