Buscan que la cárcel de San Rafael se sume a la producción de barbijos

Desde hace unos días, personas privadas de libertad alojadas en los complejos penitenciarios de Boulogne Sur Mer y San Felipe se encuentran produciendo barbijos para colaborar de alguna forma en evitar que el virus Covid-19 se propague en nuestro país.
Para eso hubo que acondicionar los talleres de producción y también capacitar al personal penitenciario y a los internos participantes.
Actualmente, cerca de 30 personas trabajan en estos talleres y de acuerdo con los protocolos recomendados por los especialistas, teniendo en cuenta el espacio del que disponen. Para llegar a la producción en cadena se necesitó además contar con las medidas de protección necesarias, como cofias, camisolines y guantes, que permitieran elaborar un producto de calidad.
En este sentido, desde el Gobierno provincial quieren seguir replicando esta propuesta en otros puntos de Mendoza donde hay cárceles, entre ellos San Rafael.
«No se descarta la posibilidad de fabricar este tipo de elementos u otros en la Unidad Penal de Mujeres de El Borbollón, el complejo Almafuerte y las dependencias ubicadas en San Rafael», explicaron desde el Ministerio de Seguridad y del Servicio Penitenciario.