Cacerolazos en Brasil contra Bolsonaro por los incendios en el Amazonas

Las principales ciudades de Brasil se vistieron de cacerolazos y bocinazos contra el presidente Jair Bolsonaro a las medidas para combatir los incendios en el Amazonas anunciadas por el mandatario en cadena nacional en repudio a la cadena nacional. Las manifestaciones fueron convocadas por movimientos sociales y ambientales que reclamaron su renuncia al gobierno y la protección de la selva amazónica.

En su discurso, Bolsonaro autorizó la participación de las Fuerzas Armadas para controlar los focos ígneos y asegurar el cumplimiento de normas de control, a la vez que rechazó que terceros países tomen la catástrofe ambienta como «pretexto» para imponer sanciones comerciales a su país.

La reacciones se hicieron oír en todo Brasil: en San Pablo, la ciudad más grande del país, se escucharon cacerolazos en barrios de clase baja y media, como Santa CeciliaConsolacaoVila Madalena, en un barrio rico como Higienópolis y en las dos favelas más grandes de la metrópoli, Heliópolis y Paraisópolis.

En Río de Janeiro, los cacerolazos se concentraron en la zona sur y en la zona oeste, sobre todo en Barra de Tijuca, el barrio de clase alta donde vive el jefe del Estado.

«Cacerolazos se registraron con fuerza», tituló la TV Bahía, en Salvador y en el estado de Bahía, gobernado por el opositor Partido de los Trabajadores, así como en ciudades del nordeste como FortalezaNatalJoao PessoaRecife y Maceió.

Los cacerolazos también fueron reportados en el Asa Norte de la capital federal, Brasilia, y en Belo Horizonte.

Estos son los primeros cacerolazos contra Bolsonaro desde los que se registraron en Brasil en 2013, para repudiar a la entonces presidenta Dilma Rousseff, destituida en 2016.