Cae DJ por los crímenes de Puerto Madryn

Un disc jockey de 22 años fue detenido en Puerto Madryn por su presunta vinculación con uno de los dos homicidios descubiertos esta semana en esa ciudad chubutense vinculados al narcotráfico, informaron este viernes fuentes judiciales.

Los informantes identificaron al detenido como Nicolás Valencia, quien para los investigadores está relacionado al crimen de Federico Lomeña (27), hallado asesinado el martes último en la playa Paraná y cubierto con cal.

Valencia fue detenido la noche del jueves y esta mañana se realizó la audiencia de imputación, donde se dispuso que cumpla prisión preventiva por “homicidio doblemente agravado por la participación de varias personas y por ensañamiento”, que prevé una pena de prisión perpetua.

La jueza Stella Eizmendi tomó la misma resolución que con los otros cinco detenidos y decidió que Valencia quede en prisión durante seis meses mientras prosigue la causa judicial al entender que existen peligro de fuga y de entorpecimiento de la causa.

El otro joven que apareció asesinado es Héctor López (25), cuyo cadáver fue hallado el pasado lunes en la playa El Doradillo, con las manos amputadas, semienterrado y también cubierto con cal.

Por el doble crimen, se encuentran detenidos con prisión preventiva Aaron SepúlvedaGenaro CarrizoGiulio De CeccoNalib Zajur y un adolescente de 16 años, a quienes la jueza Eizmendi imputó el mismo delito que en esta jornada a Valencia.

La principal hipótesis de los fiscales, que trabajan junto a los funcionarios Ismael Cerda y Romina Carrizo, es que los homicidios están vinculado a deudas económicas por narcotráfico, por lo que ya se solicitó que la causa sea remitida a la justicia federal, para lo cual la magistrada cuenta con 10 días.

«Era una deuda importante. Se encontraron en una situación que los superó», sostuvo Cerda.

En tanto, según establecieron los investigadores, luego de cometer los crímenes el martes, se suicidó en la casa de sus padres Nicolás Cerrudo (20), quien le había pedido a su grupo de amigos, en el que se encontraban tanto las víctimas como a los detenidos por los homicidios, ayuda para «matar a un transa».

En ese diálogo «también les pedía que le compren cal y nafta», mientras que «en las respuestas, sus amigos le pedían ‘faso’ a cambio de comprar cemento».

En tanto, en una carta que escribió a sus familiares sostuvo que se había implicado en una situación que ponía en peligro su seguridad: ‘”Esto nos pasa por jugar con fuego», escribió el joven según indicó el informe judicial.