Calipo: “En 2018 los delitos graves bajaron más del 15 por ciento”

El jefe de la Distrital de Seguridad Dos, comisario Marcelo Calipo, y el titular de la Departamental de Policía, comisario Eduardo Algaba, se sentaron en la mesa de FM Vos (91.5) e hicieron un amplio repaso de temas de la actualidad y lo que dejó 2018 en materia de prevención y delictual.
En la primera parte de la entrevista, Calipo destacó los operativos de prevención que la Policía ejecutó durante las fiestas de fin de año y el comienzo de 2019. “Fue fruto de un trabajo en equipo, de grandes personas”, aseveró el funcionario, y mencionó a los responsables de las Departamentales del Sur, a la Policía Vial, Cuerpos Especiales, CEO, Investigaciones, entre otras áreas policiales.
“No tuvimos siniestros graves, hicimos estrictos controles de diversión nocturna y alcoholemia en distintos puntos de la ciudad. La acción en conjunto nos permitió también prevenir la comisión de hechos delictivos”, agregó Calipo.
En ese escenario, el comisario Algaba consideró que “si tenemos buena prevención, con policías en la calle, tratando de evitar hechos delictivos y que no se infrinja el nuevo Código de Faltas, le vamos a ganar a los delincuentes”.
Como repaso a lo que sucedió el año pasado, Algaba destacó que “se afianzó la nueva modalidad de trabajo a partir de la implementación del Código Procesal Penal en agosto de 2017. Además sumamos otra herramienta que nos favoreció, la designación de la doctora Florencia De Diego para trabajar en causas por accidentes de tránsito”.
Respecto a la problemática de bañistas durante este verano, el jefe departamental aseguró que “ha sido muy importante la puesta en vigencia del nuevo Código de Contravenciones. No se puede bañar en canales de irrigación, de infringir esa normativa, hay previstas multas para el infractor, las que se agravan en caso de taponamientos. Además, si encontramos a menores en los cursos de agua para riego, serán los padres los que deban responder”.

Bajó el delito grave
El jefe distrital, responsable de los tres departamentos que conforman el Sur en materia policial, sostuvo que “se produjo, en 2018, una reducción del 15 al 17 por ciento en delitos graves, es decir, aquellos robos cometidos con armas de fuego o armas blancas”.
“También podemos afirmar que bajó la tasa de homicidios, además del número de entraderas en viviendas”, destacó.
Calipo admitió que una de las máximas problemáticas respecto al delito sigue siendo el robo a casas mientras no están sus dueños. “Para eso hemos empleado algunos programas y estrategias operativas con personal de Cuerpos Especiales y otras dependencias, pero tenemos que seguir trabajando para mitigar el flagelo de los robos en casas”, manifestó el jefe policial.
El titular de la Distrital consideró que las reestructuraciones efectuadas por el gobernador Alfredo Cornejo en materia policial-judicial “generaron que no haya contemplación para quienes cometen delitos graves. Antes había cierta flexibilidad, ahora no. Por eso, cuando ven que no pueden cometer asaltos, mutan sus acciones y se introducen a casas donde no están sus dueños”.

Turistas
A su turno, el comisario Algaba, en relación a los robos que sufrieron turistas de Buenos Aires en un complejo de cabañas de Rama Caída, dijo que “hemos reforzado la presencia policial en zonas turísticas. A los prestadores les pedimos colaboración, que inviertan en seguridad, nos va a ayudar a todos”.
“La persona que pulula en el delito sabe que los turistas vienen con objetos de valor y en zonas rurales la presencia policial es menor, por tratarse de lugares imposibles de patrullar. Si a eso se suma la falta de medidas de seguridad por parte del complejo, los turistas son mucho más vulnerables”, añadió.

Menores
En tiempos cuando hay una fuerte discusión en torno a la posibilidad de que se baje la edad de imputabilidad, el comisario Calipo manifestó que “hay menores con antecedentes graves, pero la mayoría no comete delitos. Para los casos graves comprendo que se les debe dar contención y tratamiento, no creo que deba ser juzgado y que se le aplique una pena de prisión perpetua. Tenemos que trabajar a la par de organismos que se aboquen a corregir la conducta del chico. Algo falló en su crianza, en la educación”.
“Enfrentar la delincuencia juvenil no es una tarea fácil para la Policía y la Justicia, los derechos del niño prevalecen por encima de muchas cosas. En casos violentos, en los que un menor comete un homicidio o un suceso grave, lógicamente la sanción debe ser drástica, pero teniendo en cuenta los preceptos anteriormente vertidos”, dijo el comisario.
“Nosotros tenemos que trabajar para que no se sigan sumando menores a la comisión de delitos”, expresó Calipo.