Campañas y debates: una oportunidad para aprovechar

Después de algunos rumores del fin de semana pasado que señalaban que el presidente Mauricio Macri tenía en mente derogar por decreto los debates presidenciales, desde el Gobierno salieron a aclarar que los mismos se realizarán tal como estaban previstos originalmente.
Así, el 13 y 20 de octubre (en Santa Fe y Buenos Aires, respectivamente), Mauricio Macri, Alberto Fernández, Roberto Lavagna, José Luis Espert, Nicolás del Caño y Juan José Gómez Centurión se encontrarán para postular sus propuestas y diferencias de cara a la justa electoral del 27 de ese mismo mes.
Los debates presidenciales quedaron instituidos tras la última reforma al Código Electoral, que determinó su obligatoriedad. Incluso se decidió que haya sanciones a los candidatos que no participen del debate, a través de la quita de espacios de publicidad. De hecho, además, se promovió que esté la silla vacía del candidato que no asista.
En estos días, por su parte, un grupo de ONGs exigieron campañas «con contenido y debates con propuestas» para lograr «nuevos acuerdos para el país que viene más allá de la grieta, las chicanas y los slogans», de cara a los comicios presidenciales del 27 de octubre. Los debates antes mencionados deberían basarse en esos principios para centrarse en «los temas que realmente importan a la gente», según consideraron Change.org, Poder Ciudadano, EcoFemini(s)ta, Directorio Legislativo, Democracia en Red y Fundación Conocimiento Abierto. «Los ciudadanos necesitan conocer más para elegir mejor», plantearon en un comunicado difundido esta semana.
Las campañas proselitistas y los debates de candidatos deberían servirnos a todos: a los postulantes para plantear sus plataformas de eventuales gobiernos (si dijeran la verdad, mucho mejor) y a los ciudadanos para tener una visión clara de quiénes nos piden el voto. A partir de ello, no solo decidir lo que preferimos sino, además y eventualmente, reclamarle a los ya dirigentes el cumplimiento de lo que prometieron desde un tablón o frente a las cámaras.