Caso Carleti: le negaron la prisión domiciliaria a Leonardo Hisa

En tanto, los jueces definieron que Ever Guerrero, uno de los hermanos imputados como autores materiales del hecho, recupere la libertad. Le fijaron una serie de condiciones y reglas de conducta, como por ejemplo, firmar periódicamente en una dependencia judicial. Contra el joven no se habían encontrado pruebas suficientes sobre su participación en el crimen pero, de todas formas, continúa ligado a la instrucción.

El pasado miércoles, el representante legal de Hisa, Daniel Sosa Arditi, presentó un informe del Hospital El Sauce que daba cuenta sobre su estado de salud.

El mismo, indicaba que el ex dirigente radical «presenta un proceso de adelgazamiento acelerado debido a la reducción de la ingesta de alimentos por anorexia intensa», producto de sus tendencias autodestructivas y aclaraba que las mismas «son de corte inconsciente y no responden a un acto voluntario o con intenciones de manipular el entorno».

También se destaca que si bien el acusado está lúcido, orientado en tiempo y espacio y no tiene ideas delirantes, si evidencia «pesimismo e ideas de muerte».

Pese a la presentación, el tribunal optó por que Hisa continúe detenido en el Complejo San Felipe, considerando que su estado no amerita obtener el beneficio solicitado.

Por estas horas, también se define la apelación de la prisión preventiva que le fue dictada a Juan Carlos Guerrero y su pareja, Susana Hurtado.

El caso

El asesinato de Carleti ocurrió la madrugada del lunes 5 de marzo en su casa de calles República de Siria y Almirante Brown, en Tunuyán. Según la investigación, al menos tres sujetos se metieron a la casa y atacaron a la mujer.

Uno de los agresores tomó un arma blanca y apuñaló alrededor de 50 veces en diferentes partes de su cuerpo.

La hipótesis más fuerte sostiene que Leonardo Hisa, quien estaba en proceso de divorcio con la mujer, la mandó a matar y, para consumar el objetivo, le pagó a la familia Guerrero, cuyo padre trabajaba para él. Debido a esto, están detenidos el ex marido de la víctima, los hermanos Kevin, Alexis y Ever Guerrero, a los que se le sumaron luego su padre Juan Carlos y su madrastra.

Fuente: El Sol