Caso Disparti: se define hoy si el vehículo secuestrado es el que atropelló a Kevin

Un joven de 28 años detenido y un vehículo secuestrado podrían ser el camino al esclarecimiento de la muerte de Kevin Disparti, ocurrida el pasado 31 de mayo en la avenida Pedro Vargas.
Ayer, durante todo el día, la fiscal Andrea Rossi trabajó a la par de Policía Científica, quienes tuvieron a cargo peritar un Renault 18 tipo break que el lunes en la siesta agentes de la Unidad Investigativa secuestraron en una propiedad del callejón Las Bochas, en el barrio El Molino.
La atención de los peritos estaba puesta en el tren delantero del vehículo, tomando en cuenta que podía haber sido sustituido, en los últimos días, uno de los extremos de dirección, entre otras maniobras mecánicas.
Por otra parte, fuentes investigativas señalaron a Diario San Rafael que, además del secuestro del auto, la Policía detuvo a un joven de 28 años, residente en la casa donde estaba el Renault. Este chico ayer permanecía aprehendido en la Comisaría 38ª, a la espera de la decisión de Rossi en torno a su situación procesal. Al cierre de esta edición, la titular de la Unidad Fiscal Nº 1 evaluaba imputarle el delito “homicidio culposo agravado por la fuga” a efectos de avanzar en la investigación y tratar de confirmar o descartar la participación del joven en la muerte de Disparti.
Según pudo recabar este diario, Rossi se mostró molesta por la publicación de un medio provincial que, en la mañana de ayer, aseveró que el hombre detenido era el conductor que atropelló a Kevin y luego se fugó. Esa aseveración por parte del portal periodístico no cayó bien en tribunales ni en la Policía.
Lo cierto es que hoy será un día clave en la causa que lleva adelante Rossi y se espera un anuncio oficial sobre las novedades de la investigación. De comprobarse que el rodado secuestrado es el que atropelló a Kevin, quedará ligado al hecho el joven detenido y afrontará un proceso penal acusado de “homicidio culposo agravado”, privado de su libertad ante el evidente riesgo de fuga que implicaría su liberación.
Cabe recordar que años atrás se añadió al Código Penal el artículo 84 bis, que prevé penas de 3 a 6 años de prisión para conductores que provocan la muerte de una persona y, entre otras conductas, se fugan del lugar del hecho, tal como sucedió en el caso de Kevin.