Caso Florencia Peralta: Gassimou Barry fue sobreseído

Gassimou Barry, un vendedor ambulante nacido en Guinea, fue desvinculado totalmente de la causa por la que se investiga el femicidio de Florencia Peralta. Pasaron 587 días desde su detención hasta el momento en que el juez Sergio González, en base a falta de pruebas en su contra, lo sobreseyó.
El supuesto vínculo de Barry con la muerte de Florencia Peralta, estrangulada el 13 de septiembre de 2016, comenzó a partir de la activación del teléfono de la víctima, el que no había aparecido desde el hecho. La señal móvil se registró en Buenos Aires, donde una comisión policial no pudo detenerlo cuando lo fue a buscar. Meses después, más precisamente el 2 de agosto de 2017, Gassimou fue arrestado en Rosario.
¿De qué se lo acusó a Gassimou? El hecho de haber tenido en su poder el celular de una víctima de femicidio, convirtió al africano en sospechoso primero de encubrimiento agravado y luego de ser el posible autor del hecho que, desde un primer momento, tenía como principal acusado a Damián Ortega, ex pareja de Florencia.
Con Barry detenido en la cárcel de San Rafael, la investigación prosiguió y, a medida que avanzó, empezó a perder fuerza la vinculación del guineano con la muerte de Florencia y hasta de haberla encubierto.
Primero fueron las pericias del ingeniero en telecomunicaciones Ariel Garbarz las que confirmaron el testimonio de Barry o, por lo menos, se acercaron a lo que había declarado: el 14 de septiembre de 2016, tras haber realizado un trámite en la Municipalidad local, Gassimou caminó con destino a la terminal de ómnibus. Cuando se desplazaba por la vereda frente a la Catedral, en el interior de la acequia encontró un teléfono y se lo apropió. Primero le sacó el chip y lo sustituyó por otro que adquirió en un quiosco cercano a la estación de colectivos. Se lo quedó, evidentemente, sin saber de dónde provenía y a la larga le generó un verdadero dolor de cabeza.
Quizás la prueba que terminó por desvincular a Gassimou de la controvertida causa fue el resultado de un examen de ADN practicado en restos capilares que los investigadores recogieron en la escena del crimen. “El ADN hallado no coincide con la muestra genética de Gassimou”, concluyó el examen, el mismo en el que tampoco apareció ADN de Ortega, dato que puso en jaque la investigación.
A medida que las pruebas incorporadas al expediente alejaron a Gassimou de su posible participación en el crimen e incluso del encubrimiento, surgieron beneficios para el guineano: primero le concedieron el arresto domiciliario y luego ordenaron su libertad, aunque sin alejarse de San Rafael hasta tanto se resolviera su sobreseimiento, el que finalmente se dictó ayer.
La pesadilla para Barry duró casi dos años, en medio de una investigación en la que, desde un principio, las dudas abundan y las certezas son escasas. Por estas horas, a más de dos años y medio del crimen, la pregunta sigue siendo la misma: ¿quién mató a Florencia Peralta?

Esposa de Barry: “Ahora podremos cumplir nuestras metas”
Claudia Rosas, esposa de Gassimou, se mostró muy contenta después de conocer su sobreseimiento: “Es un hermoso día, estoy agradecida a Dios, al defensor Jorge Vitale, el abogado Guillermo Rubio, que aportó su casa para que Barry tenga prisión domiciliaria. La cárcel no la iba a soportar y más siendo inocente”.
“Hablé con él ni bien se conoció el fallo, a los gritos me dijo ‘ya está, todo terminó, soy libre’”, contó Rosas en diálogo con FM Vos (91.5). Respecto a lo que se viene, Claudia dijo que “ahora queremos tener una vida normal, él necesita relajarse. Queremos casarnos, cumplir metas que nos habíamos propuesto antes de que sucediera todo esto”.