Caso Fortunato: Julieta Silva fue trasladada a la cárcel para cumplir su condena

La pena fue de 3 años y 9 meses (foto archivo)

En la tarde del miércoles se concretó el traslado de Julieta Silva a la cárcel de la avenida Mitre, donde purgará su condena por la muerte de Genaro Fortunato, fijada en 3 años y 9 meses, de los cuales ya cumplió más de la mitad, teniendo en cuenta que también se computa la prisión preventiva.
Según señalaron fuentes judiciales, Silva, acompañada de su defensor, concurrió en la siesta de aquel día al edificio del Poder Judicial, donde el tribunal la notificó de la resolución.
A la espera de la resolución de las instancias recursivas presentadas contra la sentencia original, Silva cumplía el arresto domiciliario en una propiedad del distrito de Las Paredes, condición que expiró el martes, cuando la Suprema Corte de Justicia de la Provincia dejó firme el fallo de primera instancia dictado por los jueces Rodolfo Luque, Eugenia Laigle y Julio Bittar.
En esta última instancia, el máximo tribunal provincial rechazó un recurso federal que había interpuesto el defensor de la acusada, Alejandro Cazabán, en el mes de julio cuando la Corte había confirmado el veredicto del Tribunal Penal Colegiado de San Rafael.
Desde su llegada a la penitenciaría, Silva permanece en el pabellón femenino hasta tanto acceda al beneficio de la libertad condicional, el que podrá solicitar a partir de marzo del año que viene. Ese beneficio lo otorga, eventualmente, un juez de garantías, previa revisión de la situación procesal de la solicitante e informe del Servicio Penitenciario sobre la conducta de la persona detenida.
Cabe recordar que Julieta Silva permaneció en la cárcel poco más de un mes, inmediatamente después de haber arrollado con su vehículo a Genaro Fortunato, en septiembre de 2017. Imputada entonces del delito de “homicidio agravado por el vínculo y alevosía”, encontró la morigeración a esa acusación en un fallo dictado por el tribunal de apelaciones durante la instrucción, que modificó la carátula de la causa a “homicidio culposo agravado” y le ordenó la prisión domiciliaria, condición que se mantuvo hasta que quedó firme la sentencia condenatoria, hecho ocurrido esta semana.