Caso Scalia: en medio de mucha tensión entre las partes, la audiencia preliminar seguirá el 27 de junio

La fase previa al juicio por el doble crimen del barrio Nihuil, donde resultaron víctimas Miguel Ángel Scalia y Liliana Balmaceda, seguirá el 27 de junio, dentro de dos semanas, a raíz de la ausencia del juez Ariel Hernández, quien comanda el proceso.
Tras cuatro encuentros en tribunales, las partes no pudieron sellar un acuerdo definitivo y pasar a la selección de jurados. No obstante, entre jueves y viernes de la semana pasada, en medio de una marcada tensión entre los defensores de los acusados y la parte acusatoria, se avanzó en la aprobación de testigos.
La Fiscalía y la querella, representada esta última por la doctora Claudia Fajardo, ofrecieron 40 testigos, mientras que la defensa de los acusados Cristian Pajón, Ricardo Peñalbe, Fernando Olivárez y Carlos Ávila, presentará seis testigos.
La parte más álgida de las últimas dos audiencias surgió cuando el Ministerio Público y la abogada de los hijos de las víctimas plantearon la necesidad de que declaren agentes de la Unidad Investigativa, Policía Científica, Criminalística y Delitos Informáticos.
De acuerdo a fuentes judiciales consultadas por este diario, los defensores de los acusados aluden a una supuesta “estigmatización policial” respecto a los imputados, es decir, una especie de “complot” contra Pajón, Peñalbe, Olivárez y Ávila en función de sus antecedentes policiales y no por las pruebas que podrían ligarlos al hecho en sí.
Lo anterior fue rechazado de plano por el fiscal Pablo Peñasco, interviniente en el proceso, y también por la querella, quienes consideran apropiado contar con el aporte de agentes investigativos y peritos especializados en homicidios y aspectos criminológicos.
Para quienes son parte del proceso, el objetivo de fondo de quienes están a cargo de la defensa de los acusados es evitar que el jurado vea imágenes sensibles, como por ejemplo, el estado en que quedaron los cuerpos tras ser atacados en la vivienda de calle Gutiérrez. He ahí uno de los principales motivos del desacuerdo entre las partes.
Por otro lado, la parte acusatoria insistirá en destacar el rol de la perra Coni, integrante del Cuerpo de Canes de la Policía, que permitió un avance clave al comienzo de la investigación y fue fundamental para las primeras detenciones. Según supo este diario, hay un video que reconstruye el recorrido de la perra y además –adjuntos– otros logros del animal desde que se desempeña en la fuerza.
Otro de los capítulos que caldeó los ánimos en tribunales fue la exposición de una prueba que complica a Pajón: una huella de zapatilla que coincidiría con el calzado secuestrado en su vivienda. La defensa se opone a un trabajo digital realizado desde Delitos Informáticos, por el que se colocó la zapatilla encima de la huella, resultando coincidente esto en varios puntos. Dicha huella apareció en el acceso a la propiedad de Scalia, cerca de donde quedó el cuerpo de Miguel, y en la panadería que funcionaba en la parte trasera del inmueble.
En ese hostil escenario se desenvuelven las acciones previas a uno de los juicios más importantes que tendrá este 2019. El 27 de junio, con el retorno a sus funciones del juez Hernández, las partes volverán a verse las caras a las 4 de la tarde, con el objetivo de sellar –tras lo que será la quinta audiencia– el material probatorio que analizarán los integrantes del jurado cuando comience el juicio. Después de que eso pase, se pondrá fecha a la selección de jurados, de la cual –agregaron las mismas fuentes– participarán psicólogos para definir el perfil de quienes compondrán el tribunal popular.
Cabe recordar que en esta causa se investigan las violentas muertes de Miguel Ángel Scalia y Liliana Balmaceda, quienes fueron asesinados a golpes. Por el hecho hay cuatro acusados y durante el debate serán ciudadanos seleccionados para el jurado los que deban determinar la culpabilidad o no de los imputados.
Pajón, Peñalbe, Olivárez y Ávila enfrentan, en base a la acusación por homicidio agravado criminis causa, la pena de prisión perpetua.