Cayeron las ventas minoristas en la provincia

Según la Federación Económica de Mendoza, en enero hubo una baja de 11,6% en promedio

La Federación Económica de Mendoza (FEM) informó que las ventas minoristas de enero cayeron en promedio 11,67%, con rubros que en algunos casos se derrumbaron hasta el 20%. De este modo, se cumplieron 13 meses consecutivos en baja.
Al respecto, el protesorero de la entidad, Adolfo Brennan, dijo a FM Vos (91.5) que “es un dato que se ha obtenido a través de nuestros encuestadores, con una metodología que se ha ido perfeccionando durante este último tiempo. Se aplica principalmente en la grandes avenidas, en pequeños y medianos comercios, en las ferias importantes (no incluye cadenas de hipermercados), tomando un dato federal de la provincia, es decir, de los departamentos”.
Añadió que “la metodología es monitoreada por los profesionales de la CAME. Llevamos 13 meses consecutivos de disminuciones en las ventas, es decir, que no hubo ningún mes con datos positivos, en comparación con el año anterior. Esto es siempre medido en unidades de pesos y descontada la inflación. Se compara 30 días del mes de enero con los 30 días de enero de 2018. Todos los rubros que no son de uso frecuente son los que más han sufrido y están tocando casi el 20% menos que el año pasado”.
Según los datos publicados, los descensos más profundos se registraron en Joyerías y Relojerías (-20,50 %), Electrodomésticos, Electrónicos, Computación y Celulares (-19,00 %), Muebles (-18,67 %), Calzado y Marroquinería (-17,34 %) y Deportes (-15,00 %).
En cuanto a la realidad actual, Brennan opinó que “la situación es muy complicada, debido al impacto económico, ya que la alta inflación, con un no acompañamiento de los salarios, tiene un efecto inmediato sobre la realidad de las pymes. En el caso de las tasas, influyen en el comprador y el comerciante. Esta es la realidad, no enjuiciando si está bien o mal, pero no estamos viendo soluciones a corto plazo que hagan revertir este tema”.
Sobre algunas declaraciones de economistas que prevén un dólar estable y disminución en la tasa, concluyó que «la caída de la tasa que ya está ocurriendo no alcanza todavía, puesto que al 40% aún no es viable. Si el dólar se mantiene estable, la variable que van a tener que controlar es la inflación”.
Cabe recordar que durante el primer mes del año proliferaron grandes descuentos por compra en efectivo y facilidades de pagos con tarjetas. Esto a costa de pérdida de rentabilidad de los comerciantes. Sin embargo, y tal como viene ocurriendo desde el año pasado, los consumidores solo compran lo necesario, actuando con mucha prudencia. Esto se evidencia en el rubro Alimentos y Bebidas, que fue el que menos cayó.