Cayó otro de los boqueteros de Año Nuevo y ya son tres los detenidos

La investigación quedó a cargo del fiscal Giaroli

El 1 de enero, cuando 2019 llevaba apenas un puñado de horas, delincuentes irrumpieron en un local comercial de la avenida Rivadavia, tras haber realizado un boquete en el techo por donde accedieron al negocio.
En esa oportunidad, de los cuatro malvivientes que participaron del hecho, uno fue detenido. Se trató de un joven de apellido Escola, quien días después fue procesado con prisión preventiva por su participación en el atraco.
La investigación quedó a cargo del fiscal Javier Giaroli, quien ordenó una serie de allanamientos en Cuadro Nacional, luego de detectar cuál era la guarida de los boqueteros. Durante esa redada fue secuestrado un Chevrolet Astra, vehículo utilizado por los tres delincuentes que se fugaron del robo.
El segundo detenido de la causa fue un hombre de apellido Rojas, cuya vinculación a la causa surgió tras el secuestro del Chevrolet Astra que estaba registrado a su nombre.
La última novedad, pudo saber Diario San Rafael, la aportó otro de los asaltantes, de apellido Dávalos, quien se entregó en la Fiscalía del doctor Giaroli, acorralado por el avance de la investigación.
En ese contexto, solo una mujer que también participó del atraco es la que todavía se mantiene prófuga. Voceros judiciales confían que en los próximos días el hecho pueda esclarecerse.
Lo cierto es que los tres detenidos que quedaron a disposición de Giaroli tienen antecedentes penales y ese es un dato no menor para las actuaciones que realiza el fiscal. Escola ya está con preventiva y se prevé que lo mismo suceda con Rojas y Dávalos, quien próximamente tendrá sus audiencias.

A la cárcel
La semana pasada Diario San Rafael informó sobre un violento suceso en Malargüe: al menos cuatro sujetos torturaron y humillaron a un joven que supuestamente tuvo relaciones con la ex pareja de un preso que se encuentra en la cárcel de San Rafael. La violenta situación fue transmitida a través de videollamada y reproducida en el celular del interno carcelario.
La novedad confirmada ayer por este diario es que la fiscal Andrea Lorente ordenó, tras una serie de pruebas incorporadas al expediente bajo la causa de coacción agravada, el traslado de los detenidos a la penitenciaría local, donde aguardarán el resto del proceso.