Cazabán pidió prorrogar la audiencia de apelación tras hacerse cargo de la defensa de Julieta Silva

La intención de Cazabán es conocer a pleno el expediente y preparar su alegato

El nuevo abogado defensor de Julieta Silva, Alejandro Cazabán, pidió prorrogar la audiencia de apelación que presidirá el Tribunal Penal de Menores. El recurso fue utilizado por Florencia Garciarena (la defensora inicial) a raíz de la decisión del juez de garantías, Pablo Peñasco, quien dictó la prisión preventiva de Silva, imputada por el homicidio de Genaro Fortunato.

La intención de Cazabán es conocer a pleno el expediente y preparar su alegato a fin de conseguir que la cámara de apelaciones revoque lo resuelto por Peñasco. De acuerdo a la nueva legislación penal, el encuentro de las partes debe darse en los 10 días hábiles después de ejecutada la apelación, pero en este caso Cazabán puede requerir una ampliación de ese plazo, lo que seguramente será otorgado.

El ex funcionario del Gobierno de Mendoza, durante la gestión de Celso Jaque, tiene una difícil misión por delante, que es rebatir la posición de la fiscal Andrea Rossi en la decisión de quienes integran el Tribunal Penal de Menores, que oficia como cámara de apelaciones en la Segunda Circunscripción Judicial. Al parecer, Rossi se mostrará inflexible en base a los elementos que recabó desde el comienzo de la instrucción y que alegó durante la audiencia del pasado martes, cuando no sólo aseveró que Silva actuó con alevosía y mató a Fortunato, sino que destacó “la frialdad y la falta de culpa” de la imputada después del dramático suceso.

Cazabán, estimamos, preparará una nueva defensa, con estrategias diferentes para lograr atenuar la situación de su defendida. De todos modos, al igual que Garciarena, buscará demostrar que lo sucedido en la madrugada del 9 de septiembre fue un accidente y que Silva no quiso matar a su novio.