Cervetto explicó la realidad que vive el autódromo local

El paso por San Rafael de la competencia automovilística “Zonal Cuyano” despertó la curiosidad por conocer la realidad que vive la Asociación Sanrafaelina de Automovilismo (ASA) en Las Paredes.
Al respecto, el titular de la ASA, Mario Cervetto, dijo a FM Vos (94.5) y Diario San Rafael que “para la comisión directiva y el público con el que he tenido contacto ha sido muy buena la presentación, estamos satisfechos, aunque hubo algunos accidentes propios de organizar un evento». En este aspecto, comentó que debieron utilizar la bandera de largada en vez del semáforo, ya que una persona accidentalmente torció un caño que en su interior recubre cableado, por lo que se produjo un cortocircuito.
En cuanto al estado de la pista, comentó que “es un asfalto que está muy abrasivo, es decir, que las cubiertas se gastan más rápido. Pero en ninguna competencia se gastó o se rompieron cubiertas, por lo que anduvo bien”.
Asimismo, Cervetto respondió a ciertas críticas difundidas en algunos medios mendocinos sobre el mal estado de las instalaciones. “No es tan así”, dijo, y explicó que “lo que pasa es que hay cierta animosidad en contra de la institución por situaciones irregulares que han ocurrido. Esas personas las tenemos en la vereda de enfrente. Tenemos un grave problema cultural, nos tiraron un alambrado abajo y el público se metió colado. Uno limpia y al rato está otra vez sucio. Hay que poner en la balanza la otra opinión. Yo tengo pilotos que están muy contentos también».
Y amplió que “en el tema de baños, ninguno se bañó con agua fría, por ejemplo. Teníamos puesto horario de duchas de 21 a 23, sin embargo, extendimos ese horario para que pudiera bañarse cualquier miembro de los equipos en cualquier horario. Colocamos un termotanque de alta recuperación y eso nos pone contentos y también hay que decirlo”.
Por otra parte, y sobre la realidad legal de la institución, la ASA enfrenta un juicio millonario que pagar. “Esto tiene 20 años. En la primera sentencia del año 1998 eran 500 mil pesos, por lo que hay que ver los intereses judiciales e imaginar que es un elevado monto. Nosotros hicimos todos los pasos que corresponden a la defensa, fuimos a la Suprema Corte de la provincia y luego a la Corte de la Nación. Sin embargo, cuando nos hicimos cargo nosotros de las etapas de juicio, estábamos en un lapso ya definido”, manifestó.
Para concluir, explicó que “trabajamos con legisladores y logramos modificar una ley para que los clubes sean inembargables e inejecutables en el aspecto civil. Lamentablemente, al no ser retroactiva la ley, ya hacía tres meses que teníamos una sentencia, por lo que nuestro club quedó fuera de este beneficio”. Comentó que aunque resta una instancia judicial más, la realidad actual es que el terreno (casi 40 hectáreas) ya se encuentra embargado. Este argumento sería el que ha imposibilitado recibir la ayuda del Estado y/o de privados, puesto que si se ejecuta la sentencia, se perdería toda inversión o mejora realizada en el predio.