Chacras de Coria fue elegido como uno de los destinos más hospitalarios del país

Las arboledas doradas por el otoño o los mismos túneles pero verdes que dan sombra en el verano abrazador son parte del distrito lujanino que en algunas encuestas de turismo se posiciona como sitio destacado. Está entre los cinco preferidos de Mendoza y en el top ten de los más hospitalarios del país. Hablamos de Chacras de Coria.

“Les llama la atención que es un pueblo chiquito, cercano a la ciudad, cercano a las bodegas”, sintetiza Alberto Cabanilla, un “chacrense de pura cepa” editor del periódico Correveidile.

En esto coincide otra fanática de su terruño como es la historiadora Luciana Sabina -o la nieta de los Zaporta, como todos la conocen en sus pagos-. “Mucha gente se maneja como en un pueblo. Eso se traduce en hospitalidad o en la forma del trato. Hay toda una estructura social que viene de allí”, señala.

La raíz de este trato especial que se ha valorado en las encuestas de Booking tiene que ver con la historia y las costumbres de los habitantes de Chacras de Coria. “Hasta hace poco, íbamos todos a la misma escuela. No se vivía desde la diferencia. Eso fue generando vínculos y conectando gente de diferentes realidades”, argumenta.

Según la plataforma de viajes, en el sondeo Traveller Review Awards 2020 el distrito lujanino quedó entre los diez destinos más acogedores de Argentina -que incluyen a Esquel, El Chaltén, El Calafate, San José, Sierras de la Ventana, Chascomús, Villa La Angostura y Colón-, mientras que también figura entre los cinco destinos mendocinos de la lista de deseos de viajes de los argentinos. En esta última consulta comparte el top five con la Ciudad de Mendoza, San Rafael, Potrerillos y Los Árboles.

En un análisis más exhaustivo, Alberto Cabanilla asegura que Chacras es una zona histórica y uno de los pulmones verdes importantes del Gran Mendoza, por lo que tiene un potencial turístico muy importante para desarrollar. “De hacerlo pronto pasaría a ser elegida por más turistas como lugar más preferido”, anticipa a la vez que destaca la tranquilidad y la mezcla perfumes florales , como tilos azahares, jazmines y rosas, entre otras, en distintas épocas. “Aún con el dinamismo normal de cualquier área urbana, en nuestro pueblo se puede disfrutar de los tiempos pausados”, garantiza Cabanilla.

A unos trece kilómetros de la capital mendocina, Chacras de Coria siempre se caracterizó por ser un pueblo ubicado en un valle, rodeado de viñedos y espacios verdes, lo que origina un microclima único en la provincia. Si bien, como admite Cabanilla, algunos de estos viñedos se fueron transformando en barrios cerrados, esa característica no desapareció del todo.

“Uno de los atractivos más importantes además de ello es el caminar por las angostas y arboladas calles del casco histórico, disfrutando de las antiguas construcciones que se ubican en él. Dentro de ellas se destaca la capilla Nuestra Sra. del Perpetuo Socorro, frente a la plaza distrital, la cual, junto a otras más fueron construidas por y con la colaboración de vecinos. La estación de trenes a la que se llega transitando por un túnel de plátanos antiguos”, detalla Cabanilla que también enumera la posibilidad de una oferta hotelera variada, los paseos en bicicleta, la vista de la montaña.

“Los turistas admiran la preservación del casco histórico, al que llegaron inmigrantes hacia 1880. Italianos, españoles, árabes, de los cuales hay hermanos que se apellidan distinto porque al anotarlos al entrar lo hicieron dos personas distintas que poco entendían la fonética. Croatas, yugoeslavos, alemanes también eligieron esta zona y se agruparon por zonas, según sus expectativas”, acota el editor de Correveidile.

A los puntos de vista de Sabina y Cabanilla se suma la conclusión de un trabajo desarrollado por investigadores del Conicet que dice que Chacras de Coria es el lugar de Mendoza con mejor calidad de vida.

El mapa que muestra el Índice de Calidad de Vida (ICV) fue presentado en octubre del año pasado. Fue realizado en conjunto entre investigadores del Instituto de Geografía, Historia, y Ciencias Sociales del Conicet (Igehcs, Conicet-Uncpba) y sus pares del Instituto Superior de Ingeniería de Software de la ciudad de Tandil (Isistan, Conicet-Unbcpba). Para determinar la calidad de vida tuvo en cuenta dos grandes grupos de indicadores: los socioeconómicos y los ambientales. En este contexto, la puntuación de Chacras fue de 8 a 9,3 en una escala que llega hasta el 10.

FUENTE: Vía País