Chau 2018, hola 2019…

Finalmente llegó el último día de este 2018, un año que será difícil de olvidar para los argentinos. Y no justamente por haber sido positivo. Con una macroeconomía que muestra signos de profunda crisis y una microeconomía que sufre esos avatares, el año que empieza a irse quedará como uno de tantos en los que la mayoría de nosotros sufrió problemas relacionados con la materia.

Más allá de que muchas explicaciones pretendan hacer creer que en la economía no están los marcadores trascendentes de una comunidad, resulta insoslayable ver que el desarrollo integral del país y una parte mayoritaria (por no decir de la totalidad) de sus regiones se ha visto resentido. Las cifras respecto a la caída en las actividades generadoras de riquezas, los guarismos de pobreza y de inflación como hace décadas no se veían y el retroceso en los índices de crecimiento son una parte del problema. La otra, la práctica, es aún más dolorosa porque habla de compatriotas pasándola mal.

Pese a esto, 2019 debería iniciarse con una dosis de esperanza. Ya ha quedado dicho en este mismo espacio que las crisis suelen deparar oportunidades, aunque lo ideal sería no enamorarse de las conductas que llevan a los momentos críticos.

Será este un año en que los argentinos volveremos a elegir a quienes conduzcan nuestros destinos. Y ese será un buen examen para todos. Para la dirigencia y los partidos políticos en pos de elegir sus mejores propuestas, y para la ciudadanía, que deberá hacer un análisis concienzudo de todo lo ocurrido hasta aquí para otorgar su voto con la responsabilidad que dicho acto conlleva. Luego, claro está, también deberá (deberemos) exigir que quienes llegaron a los puestos decisorios cumplan cabalmente sus promesas y anticipos.

En este país es mayoría la gente de bien. Tan solo por eso nos merecemos que nos vaya un poco mejor. No obstante, es obligación y tarea de todos –dirigentes y dirigidos– que esa intención se transforme en realidad. Ojalá sea en el año que comienza mañana.

Feliz 2019, amigos lectores.