Chicos ausentes: imputaron al dueño de las cabañas y clausuraron el complejo

La ausencia durante más de 20 horas de dos chicos de 13 y 14 años, respectivamente, que en definitiva fueron hallados en un complejo de cabañas de Rama Caída, sigue deparando capítulos, en este caso judiciales y administrativos.
Cabe recordar que el lunes por la tarde, los padres de Milagros (13) y Fernando (14) denunciaron que los mismos no habían vuelto a sus casas del paraje de Los Claveles tras la jornada escolar que habitualmente desarrollan en una escuela del centro de nuestra ciudad. Tras ello, la Justicia y la Policía local montaron un amplio operativo para dar con el paradero de los menores que dio resultado positivo el martes por la mañana, cuando ambos fueron encontrados en un complejo de cabañas de Rama Caída.
A partir de entonces, la investigación de la ausencia de los preadolescentes se ha dividido: por un lado, se busca determinar si durante su ausencia los niños fueron víctimas de algún delito y los motivos que los llevaron a retirarse de su domicilio, algo que se encuentra tramitando bajo la órbita de la fiscalía de menores. Por otro lado, el fiscal Javier Giaroli se encuentra abocado a investigar la participación que pudieron tener algunos mayores de edad en la desaparición de los chicos. En ese sentido, el mismo martes ordenó la aprehensión y traslado en tal carácter del propietario de las cabañas referidas. Horas después, el sujeto quedó imputado del delito previsto y penado por el artículo 149 del Código Penal, que establece que “será reprimido con prisión de un mes a un año, el que ocultare a las investigaciones de la justicia o de la policía, a un menor de quince años que se hubiere substraído a la potestad o guarda a que estaba legalmente sometido”, aunque luego recuperó la libertad (sigue vinculado a la causa).
En la faceta administrativa, la Municipalidad local procedió ayer a la clausura del complejo de cabañas donde se alojaron los menores durante las horas que permanecieron fuera de sus hogares. Según se afirmó desde la comuna, además de la situación irregular que supone alojar a menores de edad sin sus mayores responsables, las condiciones edilicias de las cabañas no eran las adecuadas y, además, los permisos administrativos para su habilitación y funcionamiento se encontraban vencidos.