Chile: el pésimo momento que vivió el embajador Bordón tras el ataque a la embajada argentina

El embajador argentino en Chile y ex gobernador de Mendoza, José Octavio Bordón, dio detalles del difícil momento que vivieron él y otros funcionarios que trabajan en la Embajada Argentina en el vecino país, cuando ésta fue invadida por violentos manifestantes que se separaron de la masiva movilización de Plaza Italia, en Santiago, contabilizando el día 20 de protestas.
En diálogo con el portal Mdzol.com, Bordón expresó que “fue muy duro, entraron y en la planta baja rompieron vidrios y también vehículos que estaban estacionados”. “Mientras incendiaban el Rectorado (frente a la Embajada) y vandalizaban la iglesia, rompieron los portones y empezaron a romper”, añadió.
De acuerdo con medios trasandinos, grupos radicalizados se separaron de la pacífica manifestación de Plaza Italia y provocaron gravísimos disturbios y actos de vandalismo en edificios públicos y privados del centro de Santiago. “Deslegitiman el pedido de la mayoría de los chilenos”, coincidieron periodistas que cubren el estallido social que surgió a partir de medidas económicas anunciadas por el presidente Sebastián Piñera. El incremento del pasaje para viajar en metro fue la gota que rebalsó el vaso y dio lugar a masivas manifestaciones. El 25 de octubre, por ejemplo, más de 1 millón de personas se manifestó Santiago y distintos puntos del país.
Lo cierto es que a medida que transcurre el conflicto, los actos de vandalismo fueron en aumento y ahora el embajador Bordón vivió en carne propia la furia de un grupo de manifestantes. “Milagrosamente no hubo heridos. Por suerte un dirigente dio la orden de retirarse del edificio”, declaró el ex gobernador mendocino.
Tras el ataque a la Embajada, situada en la avenida Vicuña Mackenna de la capital chilena, Bordón se quedó a dormir junto a un grupo de diplomáticos. “Quisimos preservar el patrimonio. Hoy (por ayer) vamos a evaluar los destrozos”, manifestó el embajador.