China “no se quedará sin hacer nada”, si la situación en Hong Kong se sale de las manos

Las protestas en el estado semiautónomo de China, Hong Kong, nacieron el pasado 9 de junio, a raíz del rechazo al proyecto de ley de extradiciones a China Continental. A pesar que el texto fue totalmente suspendido por el ejecutivo local, los hongkoneses continúan en las calles exigiendo una serie de demandas. Una de ellas es evitar que Pekín interfiera en sus asuntos internos.

En ciertas oportunidades, el Gobierno chino ha demostrado que no le temblará la mano para enviar las tropas del Ejército Libre de Liberación Popular a Hong Kong, sin embargo, nada ha ocurrido, hasta el momento. Pero esto no significa que Pekín vaya a seguir viendo la situación sin hacer nada al respecto. En declaraciones del embajador de China en Londres, Liu Xaoming, dejó entredicho que si siguen las manifestaciones, podrían intervenir.

“Pienso que el gobierno de Hong Kong está haciendo todo lo posible para mantener la situación bajo control, pero si la situación se vuelve incontrolable el gobierno central no se quedará sin hacer nada”, dijo Liu, según consignó la AFP. China, “no se quedará sin hacer nada (…) tiene bastante determinación y poder para terminar con el levantamiento”, agrega el diplomático.

Con respecto a la presencia de soldados chinos en Hong Kong, que tuvieron un papel durante este fin de semana, señaló que “están ahí para mostrar la soberanía china y con un objetivo de defensa”. Los militares chinos ayudaron a levantar barricadas en una de las zonas céntricas de Hong Kong, bastión del movimiento prodemocracia, que encabeza las protestas por un estado más autónomo y distante de Pekín.

Por otra parte, Liu advirtió contra cualquier “injerencia” extranjera en la isla. “Queremos decir a las fuerzas exteriores que el gobierno chino está decidido a oponerse a cualquier injerencia exterior en los asuntos de Hong Kong”, declaró Liu en referencia al Reino Unido, país al que le pertenecía Hong Kong hasta 1997, cuando fue cedido a China. Desde entonces quedó regida bajo el sistema, “un país, dos estados“. A pesar que los hongkoneses tienen libertades que el resto del país no tienen, actualmente exigen elecciones universales, entre otras demandas.