Cierre del Seminario: el punto de vista de un laico que se opone a recibir la «comunión en la mano”

Una de las noticias más llamativas de la semana, fue la determinación por parte del Obispado local –que habría seguido directivas del Vaticano– de cerrar el seminario diocesano de San Rafael. Un laico sanrafaelino que se encuentra radicado en Neuquén, Lucas Páez, envió una nota al diario de los sanrafaelinos solicitando salir al aire en FM Vos (94.5) para dar su punto de vista sobre lo que está ocurriendo.
Hace aproximadamente 2 meses, monseñor Eduardo María Taussig ordenó –en virtud de la pandemia– que los sacerdotes únicamente podían dar la comunión en la mano (y no en la boca), teniendo en cuenta que la Iglesia Católica admite las dos formas, lo que desencadenó una serie de hechos desde el laicado donde existía y aún existe una gran resistencia a recibir la comunión de esa manera. En contraposición, se tomaba fuerza la expresión “no están obedeciendo al obispo”.
Páez dijo que más allá de la gravedad que tiene que se vaya a cerrar el seminario local, pensando en “todos los bienes espirituales que ese seminario reporta para todo el Sur mendocino, para los sanrafaelinos y para todo el mundo”, el tema tiene matices que deben tenerse en cuenta para entender cuestiones de fondo. “Hay una obligatoriedad impuesta de tener nosotros como laicos, de recibir sí o sí la Sagrada Forma en la mano, con el riesgo que eso implica para nuestra conciencia de estar cometiendo un acto de impiedad hacia Jesús Sacramentado con las partículas que puedan caerse”, señaló y aclaró que no es que haya que elegir entre una u otra forma, porque se entiende que la Iglesia acepta las dos formas, pero en realidad lo que la Iglesia marca en todos sus documentos siempre, repetidamente, marcando que debe hacerse en la boca, no en la mano. “No tiene que sentirse mal con esto la persona que la haya recibido en la mano porque es cierto hay documentos que ante ciertas características particulares, en algún momento permitieron esa forma de comunión; tampoco es que nosotros tengamos que hacer sentir mal a alguien por recibirla así, sino que cada conciencia deberá profundizar en el tema y encontrar el camino a la verdad”, destacó y añadió que la medida tomada por el obispo, de dejar como válida una única manera de entregar la comunión, debería estar respaldada científicamente. “Tiene que haber una decisión unánime de todos los profesionales que digan ‘la forma de recibir en la boca atenta’ o todo lo contrario, y no es así”, expresó. “Si no hay unanimidad científica, ¿cómo vamos a apresurar una decisión tan grave (teniendo en cuenta que hablamos del Cuerpo de Cristo o de un escándalo dentro de la Iglesia)”, puntualizó.

 

Compartir

¿Cree que éste es un momento oportuno para promover cambios en la Corte Suprema de Justicia de la Nación?

Artículo anteriorMañana comienza el cuarto juicio por jurados en el sur
Artículo siguienteEtcétera