Cinco años para reducir en 50 % cultivos de coca en Colombia

La canciller, María Ángela Holguín, y el subsecretario Thomas Shannon, durante el Séptimo Diálogo de Alto Nivel (DAN)

Colombia y Estados Unidos acordaron este jueves un nuevo marco para intensificar su acción conjunta contra las drogas, lo que implica reducir los cultivos ilícitos en un 50 por ciento en los próximos cinco años.

Bogotá y Washington renovaron su decisión de mantener una responsabilidad compartida en la guerra contra las drogas, lo que supone un hecho de significación para Colombia en las actuales circunstancias.

Esta decisión está acompañada del anuncio de que se mantendrá la destinación de recursos estadounidenses para estas labores.

El nuevo acuerdo fue anunciado por la canciller, María Ángela Holguín, y el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de Estados Unidos, Thomas Shannon, al término del Séptimo Diálogo de Alto Nivel (DAN), instancia que crearon los dos países para tratar temas bilaterales.

“Este esfuerzo incluye la implementación nacional de una estrategia integral y comprensiva antinarcótica que tiene como finalidad reducir la producción estimada de cocaína y los cultivos de coca en un 50 por ciento para el 2023 en relación con los niveles actuales”, explicó Shannon.

La canciller agradeció, por su parte, el apoyo de Estados Unidos en esta materia y aseguró que “en Colombia seguiremos comprometidos en mantener nuestra lucha contra el narcotráfico”.

Holguín resaltó que este esfuerzo será fundamental para la consolidación del posconflicto.

De acuerdo con estimativos de Naciones Unidas, en Colombia hay sembradas más de 157.000 hectáreas de coca. Esta es una de las principales preocupaciones del gobierno de Donald Trump con respecto a Bogotá.

Está a punto de salir una medición que al parecer mostraría un incremento en la cantidad de cultivos ilícitos en Colombia, por lo que resulta especialmente positivo el anuncio.

El nuevo acuerdo modifica los objetivos dispuestos por Colombia de manera unilateral para reducir los cultivos ilícitos.

La meta del Gobierno Nacional era erradicar 100.000 hectáreas de coca el año pasado: 50.000 de manera forzosa y 50.000 mediante sustitución de cultivos.

Si bien en erradicación se cumplió la meta, según el Gobierno, la sustitución de cultivos avanzó de forma lenta, en parte por la persistencia de bandas criminales en los territorios con sembrados de coca, pero también por algunos incentivos surgidos durante las conversaciones de paz con las Farc.