Clima feroz: 225 muertos por los monzones en Pakistán

Al menos 225 personas murieron y 166 resultaron heridas a causa de las lluvias monzónicas que golpearon a Pakistán desde el 1 de julio hasta la fecha, con casi dos meses de fenómenos climáticos extremos, según cita la agencia ANSA. Según la Autoridad Nacional de la gestión de desastres del país asiático “ese es el dramático balance hasta la fecha”. Entre las víctimas se contabilizaron más de 80 niños.

Hasta el momento, la provincia más afectada es la de Sindh con 60 víctimas. El fenómeno climático ya provocó al menos 270 viviendas destruidas, más otras 400 seriamente dañadas. En 2018 los monzones causaron la muerte de 135 personas y, entre la miseria y la pobreza, las consecuencias son más dañinas.

Al mismo tiempo, India también soportó lluvias torrenciales e inundaciones por el embate de los monzones que han provocado ya casi un centenar de muertos con el estado más afectado de Kerala, en el sur del país, como uno de los más afectados, al tiempo que una gran cantidad de víctimas y desaparecidos pertenecen a Maharastra y Karnataka. En territorio indio, cientos de miles de personas han sido desplazadas de inmediato.

Las lluvias monzónicas se dan entre los meses de junio a septiembre y constituyen un elemento vital para la sociedad agraria india, ya que generan el 70 por ciento de las precipitaciones del país, pero también provocan la muerte y la destrucción cada año como ocurre con Pakistán. Las lluvias, los deslizamientos y desmoronamientos agravan el cuadro que en zonas precarias elevan la cifra de víctimas.

Según ANSA, en 2018 Keralafue golpeada por una de sus peores inundaciones en cien años, donde más de 200 personas perdieron la vida y más de 5 millones fueron afectadas por las inclemencias del clima. De hecho, el aeropuerto más concurrido del estado, el Aeropuerto Internacional de Cochin, estuvo cerrado varios días consecuencia de la presencia de agua.

Alrededor de más de 1000 aldeas han sido inundadas debido a las lluvias, con varias represas que estaban alcanzando su capacidad máxima y, ante el peligro que eso representa, más de 200 mil personas debieron ser evacuadas con urgencia. En Maharashtra, hogar de la capital financiera de la India, Mumbai, 29 personas han muerto en sólo cinco días.

En Europa, el calor

“Sin el cambio climático provocado por la actividad humana, las temperaturas que azotaron al oeste de Europa a finales de julio habrían sido entre 1,5 y 3 grados más bajas, aproximadamente”, de acuerdo con una investigación científica difundida este viernes. “Se batieron récords de temperaturas en varios países durante esta ola de calor, breve pero intensa: 42,6 grados en París y en Lingen (Alemania), 41,8 en Begijnendijk, en el norte de Bélgica, y 40,5 en el sur de Holanda. La ola de calor llegó hasta Escandinavia”, agregaron.

“Sin embargo, sin el cambio climático inducido por los humanos, una canículatan excepcional como esta habría tenido unas temperaturas entre 1,5 y 3 grados más bajas, aproximadamente”, precisaron los expertos de la red World Weather Attribution. Además, los científicos aseguraron que junio del 2019 fue el mes de junio más cálido jamás registrado en el todo el mundo.

El Viejo continentehabía respirado aliviado el viernes de la semana pasada debido al descenso de las temperaturas, luego de una serie de récords en los que la ola de caloratravesó los 40 grados en FranciaBélgicaHolanda Alemania. Más allá de los 42,2° que tuvieron lugar en París y Lingen (Baja Sajonia, Alemania), el jueves anterior Bélgica y Holanda exhibieron también niveles históricos con 41,8° en Begijnendijk (norte de Bélgica) y 40,4° en el sur de Holanda.

Incluso en la región de Escandinavia, el mercurio permaneció entre 30 y 35 grados, sobre todo en Finlandia, donde los servicios meteorológicos todavía mantuvieron su alerta para el anterior fin de semana. Lo cierto es que en los últimos dos mil años, la temperatura de la Tierra nunca se había incrementado tan rápido como en la actualidad, de acuerdo con datos difundidos en sendas investigaciones de las revistas Nature y Nature Geoscience.

Una enorme porción de Europa había sufrido el martes de esa semana las consecuencias de una intensa ola de calor, nada menos que la segunda en menos de un mes. Por ejemplo, Francia se preparaba para batir nuevos récords de temperatura, mientras que una masa de aire cálido se instaló en una parte de España. “Este nuevo episodio canicular, excepcionalmente intenso, pero más corto que el de junio, alcanzará su punto crítico el jueves”, habían adelantado los expertos.