Colectivo fue apedreado a la salida de la terminal y demoró dos horas en salir a Buenos Aires

Una odisea vivió un grupo de pasajeros que eligió la empresa Andesmar para viajar a la Ciudad de Buenos Aires el pasado sábado.
El ómnibus, que tenía que salir a las 6 de la tarde desde la terminal de San Rafael, finalmente emprendió viaje dos horas más tarde, como consecuencia de un ataque con piedras por parte de delincuentes refugiados en propiedades del barrio La Ripiera, situado enfrente de la estación de colectivos.
De acuerdo a lo que los damnificados señalaron a este diario, uno de los proyectiles impactó contra una ventanilla del costado, provocando su rotura. En principio se evaluó la posibilidad de cambiar de vehículo, pero eso no sucedió. La solución llamó la atención de los pasajeros, ya que, en reemplazo de la ventanilla, la alternativa fueron cartones y en esas condiciones – dos horas más tarde – se inició el viaje con destino a la terminal de Retiro de Buenos Aires.
Los ataques con piedras a vehículos de transporte, lamentablemente, no son novedad. La situación vivida el sábado generó preocupación entre quienes emprenden viajes desde la terminal de San Rafael, quienes reclaman por mayores medidas de seguridad para evitar ese tipo de incidentes.
No hace mucho tiempo atrás, en Valle de Uco, un colectivo de la empresa Cata también fue atacado con piedras, cuando se desplazaba desde la terminal de Mendoza hasta San Rafael. A partir de ese incidente, el viaje se retrasó y el arribo de la unidad se concretó más de dos horas después de lo previsto.