«Comandante Camilo»: quién es el argentino de las FARC herido en Bolivia

La policía boliviana informó que el joven que resultó herido de bala en un enfrentamiento entre afines a Evo Morales y los grupos cívicos fue identificado como un ciudadano argentino miembro de las FARC, que permanece internado en coma. Se trata de Facundo Molares Schoenfeld, alias “Camilo” o “Comandante Camilo”, de quien se desconocía su paredero desde hace tiempo.

Molares Schoenfeld tiene 44 años y nació en San Miguel, provincia de Buenos Aires. Llegó a ser uno de los encargados de reactivar el llamado Partido Clandestino PC- 3 en el sur de Colombia y era señalado como el ideólogo de la infiltración de la guerrilla en universidades y protestas en las principales ciudades.

Tuvo su primer acercamiento a las FARC durante el frustrado proceso de paz entre la guerrilla y el gobierno del entonces presidente Andrés Pastrana (1998-2002), aunque durante los primeros años fue rechazado por sospechas de un intento de infiltración.

Según informaron los medios locales, Molares Schoenfeld fue internado el lunes en la Clínica Foianini tras un enfrentamiento en la localidad de Montero, en el que murieron dos miembros de los grupos cívicos. Llegó a un hospital el pasado lunes 11 de noviembre y se encuentra «en estado delicado”.

“Se establece que se trataría de un argentino perteneciente a las FARC, quien estaría en calidad de instructor en el área”, declaró Miguel Ángel Mercado, comandante departamental de la policía de Santa Cruz. Su padre es Juez de  Paz en Chubut.

La Policía ahora busca conocer cómo llegó a Bolivia y las relaciones que sostenía. «En el teléfono se observan conversaciones sobre los operativos a favor del gobierno de Evo Morales», aseguró el coronel Oscar Gutiérrez, director interino de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Santa Cruz. «La presencia de una persona con entrenamiento militar no es casual. Ha venido contratado”, agregó.

Molares Schoenfeld llegó a Colombia en 2002 junto a Javier Calderón, uno de los líderes de las FARC en Paraguay, Uruguay y Argentina. Según un reporte oficial colombiano, en Argentina integró el Partido Comunista durante 11 años.

«Su trabajo también se centró en reactivar el Partido Clandestino PC-3 en el sur del país y en trabajar para la infiltración de la guerrilla en universidades y protestas en Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga, Neiva y Florencia», según consignó el diario El Tiempo de Colombia en 2017.

El mismo artículo también destaca que por sus serias discrepancias con sus camaradas por las negociaciones del Acuerdo de Paz con el gobierno de Juan Manuel Santos, perdió el estatus alcanzado en la guerrilla. Fue degradado y de ser el tercero al mando de la Columna Móvil Teófilo Forero de las antiguas FARC, terminó como un guerrillero raso.

«Pero incluso en un momento, según la fuente, el asunto pasó a mayores y en el bloque sur estuvieron evaluando la posibilidad de fusilarlo», asegura la nota del medio colombiano.

Su paradero era todo un misterio desde 2017, hasta que este miércoles se confirmó su identidad y su supuesta participación junto a los grupos que defendieron la gestión del hasta hace poco presidente boliviano.