Comenzó el juicio por el femicidio de Janet Zapata

Setiembre del 2016 será un mes difícil de olvidar para la comunidad mendocina. Es que a mediados del mismo, en pocos días, se perpetraron los homicidios de Julieta González, Ayelén Arroyo y Janet Zapata. En este último caso, el marido de la mujer, Cristian Damián Minatti quien lideró la búsqueda y hasta participó de una marcha para pedir por su aparición con vida, se transformó en el principal sospechoso luego de que el cuerpo de la víctima fuese hallado semienxterrado en la zona de El Algarrobal, en Las Heras.

Ayer, comenzó en los Tribunales provinciales el juicio contra Minati y dos hombres que acusados de ser sus cómplices: Juan Orlando Manzano y Claudio Sebastián Quiroga, quienes le habrían ayudado, mediante el pago de un dinero, a matar a Zapata y luego deshacerse del cadáver.

La instrucción, que estuvo a cargo de la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, finalizó a medidados de 2017. Las pruebas que se incorporaron en la causa desde el día que desapareció Zapata en inmediaciones de La Barraca Mall –la noche del 21 de setiembre, cinco días antes de que la hallaran sin vida–, son consideradas contundentes. Si Minati y sus secuaces son condenados, la única pena posible es la de prisión perpetua.

La hipótesis principal es que, por problemas de pareja, Minati habló con su amigo Manzano y le pidió ayuda para darle fin a la vida de Janet. Mientras pergeñaban el plan, agrega la reconstrucción, se contactaron con Quiroga y le ofrecieron 15 mil pesos en efectivo para que cavara una precaria tumba en un descampado cercano a una avícola lasherina.

Pero lo que parecía el crimen perfecto terminó por desmoronarse cuando un mujer cercana a Quiroga llamó al 911 y brindó algunas pistas para dar con el cuerpo.

Fuente: El Sol