Comienzan los juicios por jurados en Mendoza

El proceso penal contra Sebastián Petean Pocoví, el hombre que en mayo del año pasado agredió a su pareja y luego atropelló y mató a dos policías en Luján de Cuyo, será el primer caso de juicio por jurado en Mendoza.
El subsecretario de Justicia de la Provincia, Marcelo D’Agostino, confirmó que la semana próxima habrá una audiencia preliminar donde se presentarán las pruebas desde la defensa y el Ministerio Público Fiscal, y que, luego de esa instancia, se pasará a la definición de la fecha del juicio, “que será la primera semana de abril”, afirmó el funcionario.
La figura procesal, novedosa para nuestra provincia, tiene raigambre constitucional: el artículo 24 de la Carta Magna nacional ordena que “el Congreso promoverá la reforma de la actual legislación en todos sus ramos, y el establecimiento del juicio por jurados”, mientras que el artículo 118 indica que “todos los juicios criminales ordinarios, que no se deriven del derecho de acusación concedido a la Cámara de Diputados se terminarán por jurados, luego que se establezca en la República esta institución…”.
Más allá de esa obligación, el sistema judicial argentino en general dirime ese tipo de procesos a través de funcionarios designados al efecto (jueces) y, al día de hoy, solo algunas provincias –a las que ahora se sumará Mendoza– implementan la figura de los jurados populares, y no en todos los casos.
Según estiman las autoridades que impulsan la modalidad, esta le otorga a la ciudadanía el poder de decidir sobre hechos que, por su daño, afectan al tejido social. “La gente se siente comprometida y confía en sus pares más que en los jueces tradicionales a la hora de juzgar delitos”, afirman. En sentido contrario, las críticas que surgen hacia el sistema es el permiso que obtienen las personas sin formación jurídica para dar veredictos que determinan radicalmente el futuro de una persona. Así, los partidarios del “sentido común” del pueblo chocan contra los que defienden a quienes se han formado científicamente para resolver el injusto delictual. La polémica comenzará a dirimirse el mes próximo.