Cómo afecta el aislamiento a pacientes que sufren Alzheimer

Ayer 21 de septiembre, se conmemoró el Día Mundial del Alzheimer y al respecto dialogamos desde FM Vos (94.5) y Diario San Rafael con el doctor Rubén Barcudi, médico clínico gerontólogo, quien explicó la gravedad con la que afecta el encierro a las personas que transitan esta enfermedad.
El profesional dijo que el encierro y la coartación de actividades provocan alteraciones en los niños como en los adultos mayores. “Las personas tienen un submundo en el cual necesitan de los estímulos externos, de la salida, de la actividad, de compartir con otras personas, porque su capacidad intelectual está alterada y eso provoca un retraso en la intelectualidad que está quedando; los afecta terriblemente, es la equivalencia al autismo en el niño”, dijo, y agregó que muchas veces se dice que se trata de personas que no reconocen a sus seres queridos, lo cual él niega, asegurando que “por mucha alteración que tenga en su capacidad intelectual, el vínculo familiar no se pierde”. “El compartir un poco el calor de esa gente, no se pierde, por lo cual –la pandemia– los está afectando muchísimo. Desgraciadamente, es una enfermedad que está entre las neurodegenerativas, con la capacidad intelectual baja, entonces no entienden qué está ocurriendo y toda alteración que se produce en el diario venir del día, los afecta muchísimo”, aseguró.
El médico destacó que si bien en un principio se dijo que las personas mayores iban a poder salir con un acompañante, eso parece que no se pensó bien. “Las familias a veces me preguntan qué hacer, y uno se pone entre la encrucijada de decirles ‘sáquenlo al parque ́, y no hacerlo. Tampoco nos tenemos que olvidar que son de altísimo riesgo. No es lo mismo que se produzca la enfermedad en estos pacientes inmunodeprimidos, porque el destino final es muy previsible, desgraciadamente catastrófico”, lamentó.
Cabe decir que aquellos adultos mayores que se encuentran institucionalizados –en un geriátrico, por ejemplo–, reciban casi nulas visitas, pues no se les puede permitir a los familiares ingresar libremente. Se trata de una situación que les representa aún más dolor.
Remarcó, además, que el Alzheimer es “un proceso familiar”, pues es muy difícil tener un paciente con esa enfermedad en el vínculo familiar, por lo cual deben aprender todos a respetar, evaluar, ayudar y compartir los problemas que acarrea.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorBalearon una vivienda en calle Namuncurá
Artículo siguientePiden garantizar el abastecimiento de plasma a pacientes con Covid-19 en el Sur provincial