Cómo es la batería de litio más grande del mundo y a cuántos hogares puede darles energía en Estados Unidos

La gran fuga de gas del cañón de Aliso en 2015 (cerca de Los Ángeles) inspiró y aceleró la construcción de la instalación de baterías de litio más grande del mundo.

En media hectárea de terreno en Escondido, en el sur de California, gigantes contenedores metálicos unidos por cables eléctricos y llenos de baterías suministran energía a 20.000 hogares de San Diego y sus alrededores.

BBC Mundo te cuenta cómo nació y en qué consiste.

Peligroso escape de gas
En octubre de 2015, se produjo en Porter Ranch, al norte de Los Ángeles, una fuga de gas que se considera el derrame de gas a la atmósfera más grave de la historia de Estados Unidos.

Los equipos técnicos tardaron meses en controlar el desastre: el escape se cerró con éxito en febrero de 2016.

Tras aquel suceso, las empresas eléctricas necesitaban una fuente energética de respuesta rápida que se pudiera desplegar en las áreas densamente pobladas de Los Ángeles y San Diego.

Las compañías querían evitar apagones en períodos de alta demanda, especialmente durante los calurosos días de verano en los que los clientes redoblan el uso del aire acondicionado.

Fue así como la eléctrica San Diego Gas & Electric le encargó a la empresa AES Energy Storage la construcción de una planta que supliera las deficiencias que el derrame había dejado en evidencia.

Rápida instalación
«Finalizamos el proyecto en apenas 6 meses», le dice a BBC Mundo Kate McGinnis, representante de AES Energy Storage.

«Es la instalación de baterías más grande del mundo, tiene 30MW (megavatios) de potencia. Fue un gran desafío, pero era algo que queríamos asumir con nuestro socio.

«Una instalación de este tamaño suministra la energía necesaria para 20.000 hogares en el área de San Diego por cuatro horas.

«Ayuda a la compañía eléctrica de San Diego a poner una mayor cantidad de energía renovable en la red al almacenar lo que se produce en pleno día para que esté disponible durante las horas nocturnas, cuando se necesita», detalla McGinnis.

Uso de energías renovables
Las baterías de Escondido se cargan en la red eléctrica de la zona, que se nutre cada vez más de energías renovables como la solar y la eólica.

«La batería es muy flexible, se puede cargar y descargar según las necesidades», explica McGinnis.

«Esto puede variar según las circunstancias, pero habitualmente se carga durante el día, que es cuando los proyectos solares están a pleno rendimiento», agrega.

«El objetivo futuro de uso de fuentes renovables es muy ambicioso, alcanzar el 100%, así que la cantidad de energía renovable que llegará a la batería de litio aumentará».

California, estado pionero
La planta de baterías de litio es un ejemplo más del deseo de California de liderar el camino hacia las energías renovables y el combate al cambio climático, aunque eso signifique chocar con los planes del gobierno federal.

A Kate McGinnis no le preocupa el escepticismo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hacia las cuestiones medioambientales.

«El almacenamiento de energía se ve como un tema de infraestructura de la red eléctrica y tiene respaldo de los dos grandes partidos», señala la experta.