Cómo puede ser tanta maldad: los 8 personajes más odiados de las series

En este caso una injusta portadora del término odiada pero que se lo ganó a lo largo de las temporadas que duró la serie protagonizada por Bryan CranstonBreaking Bad. Skyler no fue la esposa y mujer que los fans esperaban que fuera, que consideraban que debía acompañar a su marido enfermo de cáncer que se convirtió en capo de la mafia sin preguntar nada. La actriz Anne Gunn se sintió muy afectada por esta catarata de frases odiosas y llegó a publicar una carta abierta en el New York Times donde afirmaba que la sociedad no estaba abierta para encontrarse con una mujer fuera del molde esperado: “Mi personaje fue un foco de bilis misógina porque no se ajustaba al rol de compás moral que parece que debería representar una esposa”. Aplausos para Skyler.

Hannah Kahnwald, de Dark

Maja Schöne, como HannahMaja Schöne, como Hannah

La serie alemana -que tuvimos que ver un mapa de personajes al lado para no perdernos- fue un fenómeno mundial. Tantas historias que iban y venían en el tiempo sacaron a la luz las partes más oscuras de varios protagonistas. El caso de Hannah (Maja Schöne), la madre de Jonas, hizo que nos saliéramos de nuestras casillas más de una vez. Su venganza a veces injustificada, la obsesión con Ulrich desde que era una teenager, hace que su personaje entre en una curva de odio que nunca logra remontar.

Joffrey Baratheon, de Game of Thrones

Jack Gleeson, el malvado JoffreyJack Gleeson, el malvado Joffrey

Acá el voto es casi unánime. Un malo de verdad, con todas las letras. Insoportable. De esos que provocan meternos en la pantalla y cantarle la justa para que salga de la historia. Interpretado magistralmente por Jack Gleeson, este jovencito, que se convierte rey luego de la muerte de su “padre” bajo el amparo de su madre Cersei Lannister, hizo de todo. Reinó con odio, maltratos, desprecios y violencia. La escena del decapitamiento del final de la primera temporada lo terminó de coronar como el más odiado. Pero tranquilos, un personaje femenino (varias temporadas más adelante) hizo justicia por todos. Y un poco lo disfrutamos, ¿o no?

Aslaug, de Vikingos

La australiana Alyssa Sutherland, Asalug en VikingosLa australiana Alyssa Sutherland, Asalug en Vikingos

Todos amábamos la pareja de Ragnar Lagertha. Él, valiente guerrero, sexy y aventurero. Ella, seductora, luchadora nata y madre generosa. Pero los planes de esta familia perfecta se derrumbaron cuando nuestro querido vikingo Ragnar conoció a la princesa Aslaug, y en dos encuentros sexuales quedó embarazada de él. Su llegada a la casa del matrimonio hizo que Lagertha sintiera la traición y más que nada la humillación, y así, casi por un tubo, Aslaug entró directo a la columna de los personajes más odiados. ¡Habráse visto!

Benjamin Linus, de Lost

infobae-image

El ingreso de este personaje en la serie que revolucionó la manera de ver ficciones fue demoledor. Su aparición bajo el nombre de “Henry Gale, from Minnesota” (frase que repetía sin parar cuando es secuestrado por los sobrevivientes) hizo que notáramos que algo raro tenía este buen hombre líder de los otros. Y no nos equivocamos. Era la encarnación del mal, de cosas siniestras, un abusador de poder nato y manipulador por excelencia. Aunque desde la historia trataron de redimirlo hacia el final de la serie, fue tanto el odio que destiló Benjamin (Michael Emerson) que no pudo pasarse al lado de los buenos.

Tia Lydia, The Handmaid’s Tale

infobae-image

La actriz Ann Dowd nos regaló uno de sus mejores roles en esta historia tan dura: la tía Lydia. Su rol es mantener la disciplina de las criadas que deben ser entregadas a matrimonios con esposas estériles para que ellas procreen. En esta situación delirante, este personaje es siniestro y violento. Azota públicamente a las mujeres que se rebelan a sus mandatos, es injusta y malvada. No hay cuota de sensibilidad en sus acciones y nada la conmueve. Una que odiamos de veras y con fuerza.

Negan, The Walking Dead

NeganNegan

La serie que logró que le tuviéramos más miedo a los humanos que a los muertos vivos, logró crear una paleta de villanos muy intensos. Uno de ellos fue Negan (Jeffrey Dean Morgan), que con su bate de béisbol recubierto de alambre de púas ajusticiaba a quien él decidía, sin ninguna razón lógica. De hecho este palo siniestro tenía nombre. Así como lo leen: Lucille. Un psicópata que llega para convertir la vida de Rick Grimes en un infierno. Y lo logra. Odio nivel mil.

 

Fuente: Infobae