Compraron celulares con una tarjeta de crédito robada a una sanrafaelina y las detuvieron en Guaymallén

Dos mujeres quedaron detenidas el sábado, luego de robar una tarjeta de crédito y hacer compras con esa herramienta de pago.
Todo se originó el viernes en la tarde, cuando Rosalyn Cheel Horna y Maribel Sgro, de nacionalidad peruana pero residentes en el Gran Mendoza, deambulaban por el centro de San Rafael. Al llegar al Kilómetro Cero, frente a la tienda Galver, aprovecharon la distracción de una mujer que llevaba un cochecito de bebé y le sustrajeron la cartera, donde entre varias pertenencias, tenía la tarjeta de crédito y el documento de identidad.
Cuando la mujer descubrió el faltante de su cartera, supuso que había sido víctima de un hecho de inseguridad y lo reportó a agentes policiales que se encontraban en el centro.
Paralelamente a la intervención policial, con la tarjeta y el documento en su poder, Horna y Sgro eligieron un local comercial (no trascendió su nombre) para adquirir dos teléfonos celulares (smartphones). Al momento de abonarlos, usaron la tarjeta de crédito sustraída anteriormente y la respaldaron con el documento de la víctima, de serio parecido físico a una de las ladronas.
Hasta ahí, todo había salido como Horna y Sgro preveían y, sin perder el tiempo, se dirigieron hasta la terminal de ómnibus para volver de inmediato a la capital provincial. Pero el plan de las mujeres empezó a desmoronarse cuando el dueño del local de venta de celulares advirtió que la tarjeta usada por Horna y Sgro no les pertenecía. Este joven no solo reportó el hecho a la Policía, sino que además contó que las mujeres habían salido hacia la terminal para luego viajar a Mendoza.
En función de lo anterior, el fiscal Javier Giaroli, interviniente en la causa, ordenó la captura de las mujeres y les asignó esa misión a agentes de la Unidad Investigativa de Guaymallén, con jurisdicción en la terminal de colectivos del norte provincial. Los efectivos aguardaron el arribo del micro, siguieron durante una cuadra a Horna y Sgro y finalmente las detuvieron con las pertenencias de la víctima sanrafaelina en su poder y los celulares adquiridos en el comercio local.
Luego de la detención, Giaroli solicitó el traslado de Horna y Sgro a San Rafael, más precisamente a la Comisaría 8ª, donde se les iniciaron causas por “hurto simple” y “estafa agravada por uso de tarjeta de crédito”, quedando alojadas en esa seccional.
Según pudo saber este diario, abogados representantes de Horna y Sgro persiguen ahora la reparación del daño para extinguir la acción penal contra sus defendidas. Sin embargo, Giaroli –en caso de acceder a dicha alternativa– pretende no solo la reposición económica de los celulares, sino también el costo que el operativo le generó al Estado provincial mediante el uso del móvil para el traslado de las detenidas desde la Ciudad de Mendoza hasta San Rafael.