Con 93 años vino a mostrar dos cebollas gigantes de la producción de su sobrino

Quienes tienen la fortuna de llegar a casi un siglo de vida sonrientes y vitales, deben tener alguna relación con las ganas de no quedarse quietos, a pesar de que el cuerpo ya no les responda como antes. La voluntad de enfrentar nuevos proyectos y concretarlos seguramente les ayuda a tener el cuerpo y la mente activa y jovial.
Este es el caso de Benecio José Padilla, un sanrafaelino de 93 años que nos sorprendió por su filosofía de vida. Días atrás, este longevo vecino visitó el diario de los sanrafaelinos con dos cebollas de gran tamaño que cosechó, hecho que quiso compartir en nuestras páginas. “Respecto al cultivo de estas sorprendentes cebollas, tenemos un sobrino en Bowen, Cristian Vallejos, que en la familia lo estamos palanqueando porque es joven y se ha iniciado en el mundo de la producción de la tierra. Para nuestra sorpresa, ha cosechado unas cebollas extraordinarias y queríamos destacar su labor. Nosotros estamos incentivándolo para que siga en la agricultura, porque es un rubro difícil del que nuestros jóvenes están lamentablemente escapando, a pesar de que es muy noble la tarea en el campo”, comentó entres sonrisas y una mirada que reflejaba una sabia historia de vida.
En relación a la agricultura, dijo que “fui productor muchos años, tenía una finca en Rama Caída que ya vendí y ahora me vine al centro. De profesión, soy Protesista Dental, he tenido farmacia en Rama Caída y me recibí de Mandatario Nacional del Automotor con 89 años”, señalando con determinación que en su caso la edad no fue un impedimento para cumplir sus metas. “He hecho muchas cosas y todavía tengo proyectos para dentro de 20 años más. La vida se me ha extendido, creo que debe haber sido porque quise cumplir y me comprometí con mis proyectos. He tratado de mantener el buen humor y si bien he tenido una vida a veces un poco desordenada, igualmente he tratado de ser optimista”, explicó.
Para concluir, este hombre sabio y ejemplo de vida agradeció nuestra atención y comentó que “todas las mañanas temprano voy al café, leo Diario San Rafael primero que nada para saber lo que pasa en nuestro departamento, y después que me informo, sigo con el resto de mis actividades”.