Con una bujía desintegraron el blindex de una farmacia

El viernes a las 5 de la mañana, el bullicioso sonido de la alarma proveniente del interior de una farmacia, en la avenida Rivadavia, alertó a agentes policiales que estaban cerca del lugar.
Cuando los primeros uniformados llegaron, observaron que estaba dañada la puerta de blindex del local. A partir de información recabada de testigos, supieron que los autores del hecho eran tres sujetos que habían escapado corriendo.
En función de lo anterior comenzó un rastrillaje que permitió la detención de uno de los vándalos, quien fue capturado en la esquina de Rivadavia y Comandante Salas. Se trató de un chico de 20 años que terminó en la Comisaría 32ª. Los otros dos delincuentes consiguieron escapar.
Revisando el lugar del hecho, los efectivos encontraron una bujía, elemento que arrojaron contra el blindex para desintegrarlo. No se sabe a ciencia cierta si el accionar de los malvivientes fue con el único objetivo de causar daño o bien tenían intenciones delictivas y la alarma de la farmacia les frustró los planes.