Condenaron a 18 años de cárcel a Carina Di Marco por las violaciones que sufrió su hija

La Cámara Penal 2 de San Luis condenó a Carina Di Marco a 18 años de cárcel al encontrarla culpable de ser «partícipe necesaria del delito de abuso sexual, con acceso carnal, agravado por la situación de aprovechamiento de la convivencia preexistente».

El fallo fue unánime ya que los tres integrantes del órgano judicial, compuesto por Hugo Saá Petrino (presidente), Gustavo Miranda Folch y Fernando De Viana, coincidieron en la condena.

La abogada defensora, Karina Mantelli, había solicitado la absolución de Di Marco por «el beneficio de la duda».

Para la Justicia, Carina Di Marco, de 33 años, sabía de los abusos sexuales que padecía su hija Florencia, de 12, a manos de su pareja, Lucas Gómez y padre de sus otros dos hijos.

La pequeña murió en marzo de 2017 asesinada por su padrastro luego de que él abusara de ella. El hombre arrojó su cadáver bajo un puente en Saladillo, pero a los pocos días una mujer que caminaba por el lugar lo encontró. El caso causó conmoción en la provincia.

Las investigaciones de la Policía apuntaron siempre hacia Lucas Gómez, quien hasta que apareció el cuerpo de Florencia, encabezaba rastrillajes en busca de la niña. Incluso dio notas a la prensa pidiendo la aparición de la pequeña.

Una vez preso, Gómez fue alojado en la presión de máxima seguridad de Pampa de las Salinas, donde finalmente se suicidó.

Sin embargo, la jueza Penal 3, Virginia Palacios, profundizó el foco sobre la madre de la chica ultrajada y asesinada. Desde siempre sospechó que Carina sabía que su pareja abusaba de su hija. La labor de los pesquisas arrojó pruebas que, ahora, según la condena de la Cámara Penal 2, fueron contundentes.

El fallo que se conoció este lunes poco después de las 14, también hace hincapié en el comportamiento y las testimoniales de Sonia Mónica Poblet y María Teresa García Cobos, la directora y una maestra de la escuela «Florentino Ameghino», de Palmira, Mendoza, donde Florencia concurría antes de venir a vivir a San Luis.

El cuerpo presidido por Saá Petrino ordenó remitir al juez penal de turno una copia de las actuaciones en torno a ambas docentes. Si bien el texto sólo dejó entrever que podría existir «un delito de acción pública», en el ambiente flotó que podría tratarse de falso testimonio.

«Injusticia»

Delgada, con una campera verde y el pelo recogido, Carina Di Marco pareció no inmutarse al escuchar que pasará los próximos 18 años en la cárcel por tolerar los abusos sexuales que sufría su hija a manos de su pareja. Apenas cruzó dos palabras con su abogada defensora, Karina Mantelli.

Al salir esposada y custodiada por dos mujeres policías, Di Marco pasó por al lado de los periodistas que cubrían el juicio: «¿alguna declaración Carina?», preguntó un cronista. «Injusticia» respondió ella con la mirada perdida.