Condenaron al cuidacoches que fue clave en la causa de Genaro Fortunato

Ariel Oscar Aksenen deberá pasar seis meses en la cárcel

Ariel Oscar Aksenen pasará los próximos seis meses en la cárcel de San Rafael, luego de haber sido condenado por el delito “tenencia de arma de fuego de uso civil”.
A instancias del trabajo investigativo del fiscal Javier Giaroli, el juez Claudio Gil condenó a Aksenen, quien había sido dos días antes sorprendido con un arma de fuego en su poder, lo que habilitó al magistrado a ejecutar un proceso de flagrancia con inmediata resolución.
La condena a Aksenen será de cumplimiento efectivo y deberá cumplirla en su totalidad, según pudo averiguar Diario San Rafael a través de fuentes judiciales.
El nombre de Aksenen se hizo conocido durante el proceso judicial en el que estuvo imputada Julieta Silva por la muerte de su novio, Genaro Fortunato. Es que fue el cuidacoches que, tras el hecho, se transformó en el principal testigo del hecho ocurrido en 2017.
En la lluviosa madrugada del 9 de septiembre, Aksenen se encontraba cuidando vehículos estacionados fuera del bar Mona, en Yrigoyen y El Chañaral. Fue el único testigo presencial del momento en que Silva arrolló con su vehículo a Fortunato y –en ese contexto– rápidamente se transformó en un testigo clave en la investigación que desarrolló la fiscal Andrea Rossi.
En el juicio también fue clave el aporte de Aksenen, quien dio cuenta de una discusión de Silva y Fortunato en la previa a la muerte del rugbier. Declaró que Genaro, después de discutir con Julieta, corrió a la par del Fiat Idea que conducía la joven, perdió el equilibrio y quedó tendido sobre calle El Chañaral, sin poder reponerse. Tras el retorno de la mujer, rememoró que le hizo señas para que se detuviera después de que arrolló al cuerpo de Fortunato y no antes, lo que favoreció –en la conclusión del debate– a la imputada.