Cóndores: capacitaciones para luchar contra los cebos tóxicos

Luego de que en enero de 2018 aparecieran 34 cóndores muertos por envenenamiento en Los Molles, el drama se hizo visible también a los ojos locales. La problemática de supervivencia de esta emblemática especie y su “choque” con pobladores que buscan defender su ganado de predadores se hizo visible y así surgió la idea de actuar.
Ahora acaba de concluir el curso de capacitación y taller de construcción participativa de la Estrategia Nacional contra el Uso de Cebos Tóxicos en Mendoza, que fue organizado por la Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, junto con la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial de Mendoza y la Fundación BioAndina Argentina.
Más de la mitad de los participantes dijo conocer el carbofurán y su uso activo. La mitad de los participantes dijo conocer la estricnina que, a pesar de estar prohibida, aún sigue utilizándose; al igual que el palatión, menos conocido que la estricnina. El Gobierno informó que algunos participantes mencionaron conocer cebos en uso, de tipo organofosforados, anticoagulantes como los rodenticidas junto con el aldicarb (Temik), un carbamato por el que fallecieron dos personas. La mayoría reconoce que la práctica de utilizar cebos tóxicos no es efectiva. Casi todos aseguraron que son peligrosos para la salud humana y la fauna silvestre. Además, se destacó que son de muy fácil obtención.
Dentro de las especies afectadas por el uso de cebos tóxicos, los perros están a la cabeza, seguidos por cóndores y cérvidos. En líneas generales, se reportaron mamíferos domésticos (perros y gatos), mamíferos silvestres (pumas, zorros, cérvidos, jabalí, liebre), aves silvestres (cóndor, chimango, chingolo, aguilucho, jotes, rapaces, palomas) e insectos. Asimismo, se destaca la existencia de ganado doméstico (ovejas, cabras, vacas), que en apariencia operó como cebo. De igual modo, se destaca el uso de maíz envenenado con el propósito de eliminar palomas, que ocasionaron la muerte de perros que las comieron, y de papas envenenadas para matar jabalíes.
Al área de Ambiente provincial se entregó un kit con elementos necesarios para la toma de muestras y descontaminación de zonas afectadas por cebos tóxicos.
El material consiste en una mochila que contiene guantes de nitrilo, barbijos, anteojos de seguridad, mamelucos, bisturí, pinzas, jeringas, frascos para muestras, tijeras de disección de acero quirúrgico, bolsas con cierre de seguridad, linterna tipo minero, serruchos, GPS, cámara de fotos full HD y una conservadora para transporte de muestras.
El cóndor andino, así como toda la fauna silvestre de la provincia, están protegidos por la Ley Nacional de Fauna 22.421, la Ley Provincial de adhesión 4.602, su modificatoria, Ley 7.308 y el Decreto Reglamentario 1890/05.
Quienes deseen brindar información sobre ejemplares de fauna silvestre heridos o denunciar casos de caza o tenencia ilegal pueden hacerlo a través del portal de denuncia en el sitio de internet de Ambiente: www.ambiente.mendoza.gov.ar.
Además, pueden comunicarse telefónicamente a la Dirección de Recursos Naturales Renovables al 4252090, de 8 a 13, de lunes a viernes, o al 911 (Policía de Seguridad Rural de Mendoza).