Conductores alcoholizados: sanciones y concientización

Con la publicación en el Boletín Oficial de las modificaciones legislativas que se implementaron en la Ley de Tránsito Provincial y en el Código Contravencional, desde ayer se encuentran vigentes las nuevas y más severas sanciones para quienes sean encontrados conduciendo vehículos bajo los efectos del alcohol.
Así, a partir de ahora, quien sea descubierto manejando con más de 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre será pasible de multas que –según la concentración– pueden llegar a los 108 mil pesos, se lo inhabilitará a manejar por al menos 30 días y se le retendrá el vehículo y la licencia de conducir hasta que vuelva a rendir el examen oral y práctico como si fuese la primera vez que saca el carnet.
Además, si el conductor en cuestión presenta al examen más de 1 gramo de alcohol por litro de sangre pasará a ser considerado como autor de una falta contravencional con intervención judicial y, ante ello, podría recibir una pena de hasta 30 días de arresto.

El alcohol ocupa el primer lugar mundial entre las sustancias psicoactivas que causan serios problemas sociales. De hecho, en nuestro país actualmente el consumo alcohol está implicado en casi el 50% de los accidentes de tránsito que provocan muertes o incapacidades definitivas.
El endurecimiento de estas sanciones fue uno de los proyectos que más impulsó el Ejecutivo provincial en el último tiempo. El clamor popular ante hechos hondamente trágicos también aportó a que las modificaciones fueran tratadas y sancionadas de forma expeditiva por los legisladores. No obstante, a todos nos esperan ahora tareas fundamentales para que la letra normativa se traduzca en buenos resultados prácticos: a los ciudadanos, la de internalizar la responsabilidad que asumimos cuando compartimos la vía pública en el marco de una conducta de por sí riesgosa; y al Estado, la de disponer efectivamente –y en toda la provincia– de los recursos humanos y técnicos para lograr que la ley sea cumplida.