Policía mató a su esposa tras dispararle con su arma reglamentaria

Gentileza

Un auxiliar de la Policía de Mendoza, con prestación de servicios en la Comisaría 14ª de General Alvear, fue detenido el domingo tras haber asesinado a su esposa, Lorena Segura (30), de –al menos- un disparo en el pecho.
En la mañana, Hugo Acuña y Segura protagonizaron una fuerte discusión, lo que fue confirmado por los investigadores a partir del aporte de testigos, vecinos de un complejo de departamentos donde residían los protagonistas de esta trágica historia. Lo que pasó después es la principal tarea de los pesquisas, ya que el policía habló de un episodio accidental pero surgieron elementos que ponen en duda esa posibilidad.
De acuerdo a lo que pudo saber Diario San Rafael, todo empezó a partir de una discusión entre Acuña y Segura. Según el policía, como consecuencia de esa situación, decidió cargar su arma provista por el Estado y –siempre en base a su relato- le manifestó a Segura que “se iba a matar”. Luego señaló que, ante la reacción de su esposa, forcejearon hasta que la pistola 9 milímetros se disparó e hirió de muerte a la mujer.
Todo indica que la anterior será la coartada de Acuña pero existen otros elementos que le quitan solidez a esa versión.

Acuña junto a Lorena y el hijo que tenían en común

Los testigos dieron cuenta que oyeron dos detonaciones, separadas por algunos segundos la primera de la segunda. Si bien al cierre de esta edición había un fuerte hermetismo en torno al caso, fuentes extraoficiales dieron cuenta de un segundo impacto de bala en el cuerpo de Segura, alimentado esto también ante la supuesta presencia de dos vainas servidas en el lugar del hecho. Si fue un hecho accidental, como declaró Acuña, ¿por qué se registraron dos disparos? Es una de las preguntas que se formuló la fiscal Silvia Agüero y lo que empezó a complicar la situación de Acuña.
El escenario donde se produjo el hecho quedó bajo custodia de la Policía ya que se aguarda, para este lunes, una segunda inspección ante la posibilidad que surjan nuevos elementos a peritar.
Cuando se produjo el trágico suceso, Segura fue trasladada en un vehículo particular hasta el hospital Enfermeros Argentinos, a donde ingresó sin vida, confirmaron fuentes médicas. La distancia entre el complejo de departamentos y el nosocomio la hizo un vecino acompañado de Acuña.
Como suele ocurrir en este tipo de episodios, a lo largo de la jornada del domingo empezaron a filtrarse las más diversas versiones en torno a lo que pasó en el departamento donde Acuña mató a su esposa, como así también qué pudo haber ocurrido entre ambos en los minutos previos al o los disparos que acabaron con la vida de la joven, quien tiene hermanos policías, confirmó este diario.
Ayer en la tarde, el flamante jefe departamental de la Policía de General Alvear, Rafael Videla, confirmó la muerte de Segura y que había un efectivo detenido por el hecho. “Es un hecho doloroso para la Policía porque quienes participaron son parte de esta familia”, dijo.
“Hay una investigación en marcha, con secreto de sumario mediante y pericias realizadas y a realizar”, agregó. En este sentido la fiscal Silvia Agüero ordenó evitar dar detalles más profundos de lo que pasó el domingo en la mañana.
La representante del Ministerio Público cuenta con 48 horas corridas para formular la imputación contra Acuña que enfrenta graves acusaciones de comprobarse que actuó dolosamente contra su esposa. No solamente existe un agravamiento por el uso de arma de fuego, sino además que este se redobla por tratarse de un efectivo de una fuerza de seguridad y también por ser la víctima su cónyuge.