Conmoción en una ciudad rusa por la aparición de un oso polar exhausto y hambreado

El verano se avecina en Siberia pero no todos sus habitantes están aliviados: tal fue el caso de un oso polar exhausto y demacrado que llegó al centro de la ciudad de Norilsk, en el norte de Rusia.

Se cree que el animal caminó 1500 kilómetros para cruzar la Península de Taimyr en busca de alimento, informó el sitio Siberian Times.

La fotógrafa Irina Yarinskaya capturó el deambular del oso y aseguró que lo vio demacrado al punto de no poder caminar y de «casi no poder parpadear y mantener los ojos abiertos».

Exhausto por la caminata y la falta de comida, el oso se echó a descansar en una zona industrial de Norilsk.