Conmoción por la imagen de un padre y su pequeña hija muertos ahogados al intentar cruzar de México a los EE.UU.

Un padre y su hija de menos de dos años murieron ahogados al  cruzar el río Grande desde México hacia Estados Unidos, informó ayer la  madre de los fallecidos a las autoridades

La tragedia ocurrió el domingo a la tarde en Matamoros, en el nororiental estado mexicano de Tamaulipas, aproximadamente a un kilómetro del puente internacional que comunica esa ciudad con la colindante localidad estadounidense de Brownsville, Texas.

Tania Vanessa Ávalos, esposa y madre de los fallecidos y que logró ser rescatada, contó que el agua se llevó primero a la niña y que su padre fue en su ayuda, dijo Enrique Alberto Maciel Cervantes, presidente del Instituto Tamaulipeco del Migrante en Matamoros. Sin embargo, ambos fueron llevados por la corriente del río y desaparecieron.

Miembros de la Secretaría de Marina, de la Policía Estatal y personal de Bomberos, iniciaron la búsqueda de los cuerpos de manera inmediata sin obtener resultados positivos.

El matrimonio de migrantes era originario de El Salvador y estaba conformado por Tania Vanessa Ávalos, por Óscar Alberto Martínez Ramírez, de 25 años, y por la menor Valeria de un año y 11 meses, contó Cervantes, citado por la agencia de noticias EFE. Habían llegado a esta ciudad mexicana para pedir asilo político en Estados Unidos.

 

Sin embargo, ante la desesperación por la lentitud en los tramites decidieron junto con otros migrantes cruzar el río Grande, también llamado Bravo, según señaló la mujer.

Los cuerpos sin vida del padre y de la hija fueron localizados ayer por la mañana por autoridades estatales, militares y personal de Protección Civil, dijo Cervantes.

El hallazgo tuvo lugar en las orillas del río, entre unas ramas y a unos kilómetros del puente internacional de Matamoros.

Personal de la Unidad General de Investigación inició una investigación y ordenó que los restos fueran trasladados al servicio médico forense para la autopsia.

Cervantes dijo que estaba en comunicación con Tania Vanessa Ávalos y con el Consulado de El Salvador en McAllen Texas, para determinar cómo se va apoyar a esta familia.

Lamentó la tragedia y pidió a los migrantes que no se metan a las aguas del río Grande ya que las compuertas están abiertas y la corriente es muy fuerte. “El río no ayuda; cobra vidas” advirtió.

Las autoridades todavía no dan a conocer cuándo, cómo y por qué vía van a ser trasladados los restos del padre y la niña.

Miles de migrantes de Honduras, El Salvador y Guatemala, pero también de Cuba, Haití y diversos países africanos y asiáticos, han ingresado desde octubre a México en varias caravanas a través la frontera sur.

Ante el aumento del número de migrantes irregulares y de solicitantes de asilo que llegan a Estados Unidos, el presidente de ese país, Donald Trump, amenazó el 30 de mayo pasado con imponer aranceles a todas las importaciones mexicanas.

El 7 de junio se anunció un acuerdo que prevé el envío de 6000 efectivos de la Guardia Nacional de México a la frontera sur, entre otras medidas para contener la migración. A cambio, Estados Unidos retiró la amenaza de los aranceles.

Ayer, México anunció el despliegue de unos 15.000 efectivos, entre militares, marinos y miembros de la Guardia Nacional, en la frontera con Estados Unidos y admitió que las fuerzas están deteniendo a migrantes.

Agencia Télam.