Profesional de OSEP brindó consideraciones a tener en cuenta para evitar enfermedades por culpa del frío

En una época en la que el frío puede ayudar a causar diversas patologías respiratorias, el médico neumonólogo Ernesto Raso, prestador de OSEP dialogó con FM Vos (91.5) y Diario San Rafael a fin de dar algunos consejos.
Primeramente, destacó que es muy bueno que se hagan desde el Estado campañas de vacunación y que la gente las acepte, como aquellas que van contra la gripe o contra el virus que produce la neumonía. Al mismo tiempo, es bueno cuidarse a fin de evitar cualquier tipo de enfermedad respiratoria, como mantenerse alerta de los cambios de temperatura frío-calor o permanecer fuera de ambientes que no están bien ventilados e higienizados, pues –especialmente en invierno– son factores que inciden en el árbol respiratorio bronco-pulmonar.


Cabe decir que los niños y los adultos mayores, son la porción etaria que más severamente se ve castigada por enfermedades graves de esta índole.
La más temible de todas estas dolencias, es la neumonía ya que incluso puede poner en riesgo la vida de una persona. Se trata de procesos infecciosos que comprometen la vía aérea baja, es decir, aquel que está debajo de las cuerdas bocales. Sus síntomas son: fiebre, falta de aire, decaimiento, cefalea, inapetencia, dolores musculares y sobre todo, tos que incluye expectoraciones amarillas, marrones o verde, incluso a veces con contenido de sangre. Está entre las causas de muerte más comunes en el país. “Es una enfermedad prevenible. No podemos quizás evitarla porque es inherente a la estación invernal, pero sí podemos disminuir sustancialmente la frecuencia de aparición y la gravedad (que incluye la mortalidad)”, señaló el médico, refiriéndose especialmente a la vacunación que permite generar anticuerpos.
Sin embargo, otras enfermedades respiratorias también pueden ser complejas y peligrosas, por lo que es bueno prevenirlas siempre.
Recomendó regular siempre la temperatura ambiente a 24 grados (tanto en verano como en invierno). De lo contrario, se puede facilitar la exposición al cambio brusco de temperatura, lo cual es peligroso si hablamos de este tipo de enfermedades.
Desde luego que no se recomienda la automedicación, ya que será el médico quien podrá elegir qué antibiótico tendrá éxito ante el caso específico.