Coronavirus: China cierra sus fronteras para evitar un rebrote

China cerrará la entrada al país a la mayoría de los extranjeros, incluidos los que tengan actualmente pasaportes válidos y permisos de residencia, ante la amenaza de un rebrote del coronavirus, enfermedad que se originó en diciembre en la provincia de Hubei.

 

El Ministerio de Asuntos Exteriores y la Administración Nacional de Inmigración de ese país anunció que la medida entrará en vigencia a partir del 28 de marzo.

 

Los trabajadores diplomáticos estarán exentos, y los ciudadanos extranjeros que viajen a China para «actividades económicas, comerciales, científicas o tecnológicas necesarias o para necesidades humanitarias de emergencia» aún pueden solicitar visas.

 

«La suspensión es una medida temporal que China está obligada a tomar a la luz de la situación del brote y las prácticas de otros países», anunció el Gobierno.

 

Las autoridades chinas temen especialmente el repunte de los llamados casos «importados» desde el exterior: en las últimas 24 horas se diagnosticaron 67 nuevos contagios de este tipo y ninguno a nivel local.

 

La suma total de casos importados asciende a 541 contagios, según indicó la comisión sanitaria.

 

Alrededor del 90% de los casos importados son titulares de pasaportes chinos, dijo este jueves en conferencia de prensa el viceministro de Relaciones Exteriores, Luo Zhaohui, citado por la agencia Xinhua.

 

Luo especificó que el 40% de ellos son estudiantes chinos que cursaban estudios en el extranjero.