Coronavirus en Mendoza: ¿llegará la segunda ola de contagios?

La provincia cuenta con más de 43 mil casos de coronavirus en un escenario donde no es posible determinar si se presentará o no el pico o si ya lo estamos atravesando. Del otro lado del mundo, Europa atraviesa su segunda ola de contagios, mucho más dura que la primera. En ese contexto, ¿llegará el rebrote a la provincia?

Desde el inicio de la pandemia ya se registraron 43.051 positivos. El 80% de casos se dieron durante septiembre y octubre. Es más, el mes en curso ya superó a su predecesor en números de contagios y se acerca a los 18 mil.

De los datos oficiales se desprende además que ya son 732 los fallecidos por COVID 19 en Mendoza y que el 59% de los decesos (436) se informaron en octubre.

El espejo de Europa

Actualmente, Europa atraviesa su segunda ola de contagios por coronavirus. Las autoridades de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconocieron recientemente que el viejo continente volvió a convertirse en el epicentro de la pandemia.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, participó recientemente en la Cumbre Global de la Salud donde hizo referencia a esta situación y aseguró que la ola de rebrotes se da en países que reabren sus sociedades y economías «demasiado rápido».

Por lo que indicó que es necesario asumir “rápidamente acciones correctas” para mantener la situación bajo control. En ese sentido, ya son varios los países europeos que comenzaron a endurecer nuevamente las restricciones ante el escenario de aumento de casos que se da, en consonancia, con la llegada del frío.

Si se observa a Europa como “espejo”, se puede deducir que cuando regrese el otoño a Mendoza puede darse una situación similar a la del viejo continente.

 

Italia es uno de los países más afectados por el rebrote de casos de coronavirus.

 

Al respecto, desde la cartera sanitaria que dirige Ana María Nadal indicaron que aún es temprano para saber qué ocurrirá en la provincia y que es necesario continuar analizando el comportamiento del virus durante el verano, para observar su similitud con el escenario del verano europeo y así, en caso de que sea similar, determinar si realmente va a haber o no una segunda ola.

De esta manera indicaron que, ante este posible escenario, el sistema de salud local tiene una “ventaja competitiva” a raíz de las herramientas incorporadas en lo que va del año para combatir la pandemia, entre ellas, las camas de terapia intensiva, de sala común y el equipamiento. “La estructura estaría armada y el recurso humano capacitado”, sostuvieron.

¿Segunda ola o pico eterno?

Profesionales consultados -que optaron por la reserva- por El Sol pronosticaron distintos escenarios ante la posibilidad de un rebrote local.

Por un lado, uno de los especialistas que ha estado al frente de la batalla desde el inicio de la pandemia indicó que, desde su punto de vista, “no habrá segunda ola” debido a que no se registrará un descenso en los casos por lo que la curva se mantendrá alta y, por ende, “no va a haber valle”.

Al respecto, justificó que no se dará una disminución en los contagios debido a que no hay restricciones, por lo que la circulación de las personas es cada vez mayor.

Sin embargo, otro profesional del sector privado se mostró esperanzado en que se tendrá acceso a la vacuna durante el transcurso del primer trimestre del año próximo, herramienta esencial para evitar esta segunda ola.

 

Profesionales sanitarios esperan que la vacuna esté disponible antes del próximo otoño.

 

Tenemos la gran ventaja climática que la segunda ola probablemente aparecería en Sudamérica en abril/mayo o mayo/junio y es muy probable que ya dispongamos de las vacunas”, aclaró y agregó que permitirá que ese rebrote -por la llegada del frío- no sea tan elevado como el europeo.

Sin embargo, pronosticó que, en caso de no contar con la vacuna, “vamos a estar en peores condiciones si nos agarra con más fuerza”.

El profesional hizo referencia a la gran cantidad de contagios entre los jóvenes y que los infectados mayores de 60 son muy pocos en comparación. Pero aquí, el problema que se presenta es que tienen cuadros más graves.

Esta situación se correlaciona con el último reporte semanal del Gobierno, que sostiene que los pacientes de hasta 39 años se encuentran el 51% de los infectados, mientras que el grupo que va entre los 40 a 59 concentran el 33,6%. Finalmente, los mayores de 60 años representan el 15,4%.

La provincia cuenta con un promedio de edad de casos confirmados de 41 años, de recuperados de 42 años y de fallecidos de 72 años.

 

Fuente: El Sol